Inici / Noticia / RELATORIA | La educación intercultural en diálogo: ¿qué piensan los jóvenes?

RELATORIA | La educación intercultural en diálogo: ¿qué piensan los jóvenes?

¿Qué elementos favorecen la educación intercultural? ¿Cuáles la impiden o dificultan? ¿Cómo influyen los prejuicios y estereotipos en la educación al alumnado?

El pasado 21 de noviembre tuvo lugar en el Espai Avinyó- Llengua i Cultura una mesa redonda, formada por jóvenes de diferentes contextos culturales vinculados académicamente o profesionalmente al ámbito educativo, con el objetivo de reflexionar sobre la educación intercultural y su incorporación en los centros educativos.

La mesa contó con Fatima Belghirane (maestra de educación infantil), Isaac Heredia (promotor escolar en Sant Andreu), Ayoub Mouka (máster en Investigación en la educación y profesor de secundaria) y Cristina Zhang Yu (psicóloga de la educación). Como conductora, Jessica González (coordinadora del Área de Interculturalidad del Centro de Estudios Africanos e Interculturales).

Lola López, Comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad del Ayuntamiento de Barcelona, abrió el acto remarcando la importancia de tener en cuenta los principios de la perspectiva intercultural en el día a día de los centros educativos, en el currículum escolar, en la atención al alumnado y las familias y la relación con el entorno y la comunidad. Estos principios de la perspectiva intercultural, dijo la comisionada, son principalmente los siguientes: la igualdad de derechos y la equidad (lucha contra las desigualdades y la discriminación), el reconocimiento de la diversidad (reconocimiento del otro/a como sujeto social y cultural activo y válido y promoción del conocimiento y la visibilización de la diversidad cultural) y la interacción positiva/diálogo intercultural (promoción del entramado relacional dentro de un barrio o territorio, a través del fomento de las relaciones activas y de colaboración).

Jessica González dio paso a la mesa redonda reflexionando sobre como en Occidente, a menudo, se sigue hablando de los “otros”. ¿Quiénes son los otros? Pueblos o civilizaciones enteras, cuyos saberes se han silenciado y escondido, tanto en la sociedad en general como en las aulas. Hace falta que los currículums escolares y las metodologías incorporen saberes, lenguas, conocimientos, espiritualidades, etc. de todas las comunidades que forman parte de Barcelona.

Aunque Barcelona es una ciudad estructuralmente diversa, se sigue relacionando esta diversidad tan sólo con la nacionalidad o el lugar de nacimiento e, incluso, en la recogida de datos en el ámbito escolar, los hijos e hijas nacidas en Cataluña con un origen familiar diverso, se las sigue contando como personas extranjeras. Asimismo, los estudios de fracaso escolar e inmigración se siguen culturizando y se dejan en segundo plano factores como la clase social, que tienen que ver con las desigualdades estructurales. Es importante trabajar los estereotipos y prejuicios del profesorado, ya que pueden afectar a la trayectoria educativa y la autoestima del alumnado y reflexionar un poco más sobre el fracaso escolar, que se suele atribuir exclusivamente al alumnado y no al sistema educativo. Quizás, dice Jessica, el verdadero fracaso es aplastar la diversidad.

Isaac Heredia profundizó en el currículum escolar, uno de los elementos clave que se tienen que tener en cuenta cuando hablamos de educación intercultural. Isaac habló de la necesidad de incorporar metodologías pedagógicas de otros lugares del mundo, algunas de las cuales, además, se han demostrado muy eficaces como es la enseñanza de las matemáticas que se hace en los países orientales, o la manera de aprender música que tiene la cultura gitana. El hecho de incorporar otras metodologías y contenidos tiene mucha importancia, en primer lugar por el reconocimiento cultural que supone para los alumnos con otros referentes culturales. En una sociedad donde la diversidad lingüística y religiosa es tan grande, no dar la oportunidad de aprender en la escuela lenguas como el chino, el árabe o el romanó, así como invisibilizar la historia del pueblo gitano o las festividades religiosas de diferentes comunidades, implica asumir la falta de importancia de estas lenguas y manifestaciones culturales e históricas.

Asimismo, no hay que perder de vista el tema de hasta qué punto la educación recibida, si no tiene en cuenta la diversidad cultural, tiene relevancia para el alumnado. Puso el ejemplo de los niños y niñas gitanos, que durante toda su escolarización tienen como referentes sólo a personas no gitanas y occidentales así como metodologías o perspectivas de futuro que no tienen nada que ver con las suyas propias. Finalmente lo que están recibiendo estos alumnos es una educación asimilativa, una educación que nunca sentirán como suya. El ponente puso el acento en la importancia de que haya más presencia de profesorado gitano en las escuelas para revertir esta tendencia. Por eso, nos dijo, su sueño es ejercer algún día de profesor en la escuela donde estudió.

El segundo tema clave que hay que abordar cuando hablamos de educación intercultural es el de la relación de la escuela con el entorno, particularmente con las familias. Fatima Belghirane reflexionó sobre los elementos que hay que tener en cuenta cuando hablamos de relación de la escuela con el entorno, como por ejemplo el idioma. Muchas escuelas no saben que existe un servicio de intérpretes de la Generalitat que ayuda a entenderse con aquellas familias que todavía no dominan el catalán y el castellano. También hace falta preguntarse cómo llegar a las diferentes familias y hacer que participen en la escuela. Elementos tan sencillos como traducir las notas que se ponen a las familias o invitarlas a conocer la escuela y explicarles el funcionamiento de la misma, pueden ser de gran ayuda. Uno de los grandes problemas de la relación entre escuela y familias es que no hay bastante comunicación y que ésta se tendría que favorecer por diferentes vías, afirmó la ponente.

La formación del profesorado en interculturalidad también sería de gran ayuda, ya que la atención a la diversidad (donde se mezclan todas las diversidades) no es ni siquiera una asignatura obligatoria para los estudiantes de magisterio. Ayoub Mouka añadió, en muchas ocasiones, que los padres y madres de otros orígenes no participan, por ejemplo, en las AMPAS porque tienen miedo de que su voz no sea escuchada, de que no se las tenga en cuenta. Isaac Heredia nos hizo notar que a veces, desde la escuela se puede hacer entender los padres y madres que la educación que dan a sus hijos no es la adecuada, especialmente cuando son familias de culturas diversas. Este hecho, puede contribuir a alejar a las familias de la escuela.

Otro elemento que hay que tener muy en cuenta cuando hablamos de la escuela intercultural, es el respeto hacia las identidades múltiples. Cristina Zhang, profundizó en este aspecto partiendo del punto de vista que la identidad no se construye individualmente, sino en constante relación con el entorno: tiene una dimensión social muy importante. En cada situación social, somos diferentes, nos comportamos de manera diferente. “Yo no soy la misma cuando como con mis padres en casa que cuando salgo con mis amigas” – afirmó Cristina. Lo que pasa generalmente con la escuela, es que aquellas manifestaciones identitárias que son mejor aceptadas y reconocidas, son las que están más en consonancia con la identidad de la escuela. El resto de manifestaciones identitárias se pueden expresar, pero tenderán a ser incomprendidas e invisibilizadas. Uno de los elementos que contribuye a que no se expresen estas identidades es el etnocentrismo y el paternalismo que tiende a imponer valores y creencias a los alumnos, sin pararse a dialogar sobre las tensiones que estos valores y creencias pueden tener con los propios que se aprenden en el contexto familiar. También hay una tendencia, dijo Cristina, a una mirada simplificada hacia la diversidad que implica folklorización e, incluso en aquellas escuelas que intentan evitar folklorizar, a menudo se dan situaciones de apropiación cultural. Puso como ejemplo la apropiación cultural de la festividad hindú del Holi. Para acabar, Cristina puso el acento en la laicidad de la escuela catalana, que dificulta la expresión de identidades religiosas.

Finalmente, Ayoub Mouka, nos habló del éxito educativo, poniendo el acento en las mayores tasas de fracaso escolar entre los alumnos migrados. Este hecho se explica por diversos factores, entre los cuales destacan:

  1. El nivel socioeconómico: los alumnos con nivel socioeconómico familiar bajo, tienden a tener tasas más altas de fracaso escolar. Muchos alumnos migrados o hijos de familias migradas, se encuentran en un estrato socioeconómico bajo.
  2. La segregación escolar: se acaban construyendo centros escolares con mejores condiciones de aprendizaje con un porcentaje elevado de alumnos “autóctonos” y centros escolares con peores condiciones de aprendizaje con un porcentaje elevado de alumnos “migrados”. Asimismo, también hay segregación escolar dentro de los centros educativos, separando a los alumnos por niveles.
  3. Finalmente, Ayoub destacó el papel del profesorado y como éste acostumbra a tener unas expectativas más bajas sobre los alumnos migrados, lo que favorece el Efecto Pigmalión (que los alumnos se acaben creyendo lo que los profesores piensan de ellos). Isaac, Fatima y Cristina, criticaron el mismo concepto de éxito educativo, entendiendo que, en palabras de Cristina, no deja de tener una connotación instrumental que entiende la educación como aquello que te sirve para trabajar, mientras que no se favorece el estudiar para aprender, porque sientes pasión por lo que haces.

La mesa redonda acabó con una pequeña recopilación de los puntos anteriores y de los elementos que contribuirían a crear una “escuela ideal” desde el punto de vista de la interculturalidad. Los ponentes destacaron elementos como: una mayor presencia de profesionales racializados en los centros educativos, la creación de un espacio de seguridad donde el racismo no sea tabú, aprendizajes no encapsulados en materias, espacios de diálogo y debate con menos rigidez horaria y una escuela que contrarreste las desigualdades de inicio en lugar de reproducirlas.

Después de la mesa redonda, contamos con las intervenciones de las personas sentadas en la fila 0, procedentes de instituciones y entidades que trabajan en el ámbito de la educación.

Comparte este contenido