BCNvsODI | Ajuntament de Barcelona
Drets de Ciutadania i Diversitat

Buenas prácticas contra el Cibersexismo

25/11/2019 - 08:00 h

Buenas prácticas. Estrategias ciberfeministas para hacer frente al sexismo en la red

Tal y como ya se abordó hace unos meses en esta plataforma, el cibersexismo es una forma de sexismo que tiene lugar en el espacio virtual. Aborda un amplio espectro de transgresiones (el abuso, el discurso de odio misógino, el ciberacoso…), y puede derivar en violencia machista. El cibersexismo tiene un objetivo claro: acallar a sus víctimas.

De hecho, tal y como se ha denunciado en numerosos estudios, son muchos los obstáculos a los que se enfrentan las activistas y colectivos feministas a la hora de expresar sus opiniones en Internet: los comentarios degradantes o amenazas violentas que tardan días en ser eliminados o directamente no se eliminan, a pesar de contener mensajes claros de discurso de odio; la interrupción temporal o permanente de sus cuentas, cuando machitrols denuncian sus contenidos injustificadamente, a través de los mecanismos de denuncia de las redes; la censura de los cuerpos de las mujeres, en base a políticas de empresa machistas y heterosexistas; el cierre de perfiles considerados “no oficiales” de activistas y defensoras de los derechos humanos que, ante el miedo al hostigamiento, prefieren mantener sus cuentas en el anonimato; la falta de sensibilización contra el cibersexismo y las violencias machistas en el entorno digital, etc.

Todas estas limitaciones desembocan, en última instancia, en la censura de las opiniones de las mujeres en las redes sociales. Como manifestaba la activista y escritora británica Laurie Penny en las Jornadas internacionales #BCNvsOdi, aunque el problema de la libertad de expresión suele plantearse en relación a los troles y los acosadores en la red, en realidad quiénes son censuradas son las mujeres, ya que, como consecuencia del cibersexismo, muchas de ellas caen en la autocensura, no expresan sus opiniones libremente y dejan de participar.

Sin embargo, son muchas ya las activistas y los colectivos ciberfeministas que han decidido responder a esta censura en el espacio virtual a través de estrategias de sororidad viral. En concreto, Donestech distingue en su última guía “Kit contra las violencias machistas on-line” dos tipos de estrategias: la protección y la ‘alteractuación’:

Por un lado, la protección consiste en cuidarse y minimizar riesgos en la navegación y, para ello, la entidad recomienda:

  • Valorar los riesgos, es decir, tener en cuenta el tipo de espacios virtuales a la hora de navegar, leer en profundidad la normativa de privacidad etc. siempre de acuerdo a nuestro contexto, situación, intereses…
  • Implementar estrategias de mitigación, por ejemplo, a través de máscaras, identidades colectivas, etc.
  • Destruir el material sensible (fotografías, vídeos, otros…) del que se disponga.
  • Utilizar herramientas para proteger la propia identidad: correos alternativos y plataformas y sistemas de mensajería que sean seguros y estén creados con software libre.
  • Navegar de manera segura-anónima utilizando, entre otros mecanismos, buscadores alternativos.
  • Tomar un descanso del mundo online sin que ello implique autoexcluirse de estos espacios.

 

Por otro lado, la ‘alteractuación’ se refiere a hacer frente a los agresores, con iniciativas y acciones dirigidas a visibilizar y hacer frente a los ataques en la red. A modo de ejemplo, se destacan algunas de las formas que defiende Ciberseguras en este manual:

 

Si el futuro es digital y está irreversiblemente conectado, Internet ha de ser un espacio para todo el mundo. Al fin y al cabo, tal y como señala Núria Vergés, de Donestech: “Las mujeres y los colectivos más vulnerabilizados deben ser libres en la arena pública de Internet, y la responsabilidad de que así sea, recae en quién ejerce las violencias y/o las permite, no sobre ellas”. Por ello, ahora más que nunca el ciberfeminismo nos enseña que para que la voz de las mujeres deje de ser censurada, se ha de luchar contra el odio y lograr unas redes sociales con perspectiva de género.

Comparte esta página