5 Abril, 2015 - 17:04

Animales. Los ocho driles disponen ahora de un área exterior de 350 m² con vegetación, troncos y rocas.

Los ocho driles del Zoo de Barcelona disponen ahora de un espacio de 350 m² con vegetación, troncos y rocas, además de un edificio de 60 m² para dormir. La instalación también dispone de un sustrato natural enriquecido con corteza de pino.

Se considera al grupo de driles del Zoo de Barcelona uno de los más importantes del programa europeo de conservación (EPP), ya que los driles son una especie en riesgo de extinción de la que quedan muy pocos ejemplares en libertad, y la familia de Barcelona tiene un gran éxito reproductor. En los últimos 4 años han nacido 5 crías de dril en el Zoo.

La familia de driles está encabezada por Biko, un macho nacido en 1996 que llegó a Barcelona hace 9 años, y por las hembras Inga y Ilachy, ambas nacidas en Barcelona, ​​en 1995 y 2001, respectivamente. En los últimos años Inga ha dado a luz a Moaba (2011), Nzuri (2012) y Fresita (2013), y Ilachy, a Malka (2012) y Bichy (2014).

Los driles permanecerán temporalmente en este espacio, hasta que termine la renovación de instalaciones establecida en el plan estratégico. Antes el lugar lo ocupaban los mandriles, que en febrero fueron trasladados al Zoo de Badoca, en Portugal. Allí disponen del espacio y la atención que necesitan.

Otro cambio destacado que tendrá lugar próximamente será la ampliación de la instalación de los orangutanes, que se multiplicará por 10, hasta llegar a los 1.000 m².