Las bibliotecas de Barcelona son muy bien valoradas a la encuesta cultural del ICUB

Encuesta. Valora muy positivamente su papel como activos culturales de la ciudad junto con los centros cívicos y otros equipamientos de proximidad

La Encuesta de participación y necesidades culturales de Barcelona, impulsada por el Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB), es una herramienta pionera en la ciudad por la exhaustividad que presenta; pocas ciudades del mundo disponen de un estudio tan completo. En concreto, se plantean tres cuestiones:

  • ¿Cómo es la participación cultural en Barcelona y cuáles son los factores principales que explican las desigualdades en este ámbito?
  • ¿Qué necesidades culturales se detectan entre la población?
  • Cuál es la valoración que hace la población sobre la participación en la vida cultural de la ciudad.

La cultura según la ciudadanía

Las bibliotecas públicas de la ciudad, los centros cívicos y otros equipamientos de proximidad son espacios muy bien valorados por la ciudadanía gracias al papel que tienen como activos culturales de la ciudad. Pero no sólo eso: los vecinos y las vecinas también destacan la importancia del activo cultural de las plazas, los centros educativos, los equipamientos comunitarios y deportivos o los mercados, que normalmente no son considerados como espacios de valor cultural.

Más allá del consumo cultural

Para establecer una base la más sólida posible hacía falta ir más allá del consumo cultural y dirigir la investigación a las necesidades, la participación y la percepción de la cultura teniendo en cuenta variables como el territorio, el nivel socioeconómico, la educación, el género o la familia.

Además, el estudio considera que la participación cultural en la ciudad es extensa y muy diversa y que va más allá de la cultura que promueven las instituciones. Por eso se introduce en las actividades que a menudo no se reconocen como actividades culturales, la llamada cultura no legitimada, como pasear, practicar deporte o juegos en grupo, participar en actos tradicionales y populares colectivos o, incluso, ir a restaurantes.

El derecho a participar en la vida cultural de la ciudad, desigual

Se han llevado a término 1.650 encuestas, divididas por barrios y teniendo en cuenta la renta familiar disponible a fin de que todas las rentas quedaran representadas. El estudio revela que las personas que viven en barrios de renta baja tienen más necesidades y más voluntad participativa que las que viven en barrios de rentas medias y altas.

El territorio, el código postal y el entorno familiar también son factores determinantes para el derecho a participar en la vida cultural de la ciudad. Las desigualdades en la participación cultural, pues, refuerzan las desigualdades sociales y urbanas.

Con respecto al valor que se otorga a la cultura, no hay desigualdades. En todos los casos la ciudadanía mujer un valor muy elevado a la cultura, sin diferencias por barrios, generaciones, orígenes o edades. De la misma manera, se valora muy equitativamente la importancia de la enseñanza de expresiones artísticas en la educación.

Podéis consultar toda la información sobre la encuesta y los resultados en este enlace: http://barcelonadadescultura.bcn.cat/nova-enquesta-de-cultura-a-barcelona/.