Detectores de humo, una manera efectiva para prevenir incendios en los hogares

Seguridad y prevención. La campaña “No invites el fuego a casa” promueve la instalación de dispositivos electrónicos para detectar humo en el interior de las viviendas.

En el 2018 el cuerpo de Bomberos de Barcelona extinguió 4.252 incendios en la ciudad. Un tercio de los cuales, 1.584, se produjeron en el interior de viviendas, y un 78 % de estos se originaron durante la noche. Para mejorar la prevención de incendios en los hogares y reducir el número de víctimas y los daños materiales, se pone en marcha la campaña “No invites el fuego a casa”, que promueve la instalación de detectores de humo en las viviendas.

La campaña informativa “No invites el fuego a casa” fomenta la instalación de detectores de humo en los hogares para prevenir el riesgo de incendios domésticos, sobre todo por la noche. Esta medida de autoprotección y de detección de incendios se dirige a toda la ciudadanía, y en especial a las personas mayores que viven solas y a las personas con diversidad funcional.

La iniciativa, impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona, quiere promover un cambio normativo que obligue a instalar detectores de humo en todas las viviendas de nueva construcción. También quiere impulsar la divulgación de la importancia que tienen estos aparatos con sesiones formativas dirigidas a los colegios de administradores de fincas, a las asociaciones vecinales y a las entidades de personas mayores y de personas con diversidad funcional.

La divulgación de medidas de prevención de incendios es uno de los ejes principales que trabaja el cuerpo de Bomberos de Barcelona con diferentes colectivos. En el 2018 más de ocho mil personas asistieron a las sesiones formativas del Aula de Prevención del cuerpo.

¿Qué son los detectores de humo?
Son dispositivos electrónicos que, en caso de que haya humo en la zona donde están instalados, emiten una alarma acústica de aviso. Son fáciles de instalar y no requieren realizar ninguna obra, ya que su fuente de alimentación es una pila.

¿Qué precio tienen?
Se encuentran a partir de 10 o 15 euros en las ferreterías, los grandes almacenes o los establecimientos especializados.

¿Por qué se recomienda instalarlos?
Son herramientas de prevención y seguridad muy útiles y económicas para evitar posibles consecuencias nefastas.

Un incendio se desarrolla muy rápidamente, y puede afectar a una habitación o a todo el hogar. El humo es el peligro principal de los incendios: la intoxicación por humo es lo que genera más víctimas.

Estos dispositivos avisan acústicamente de la presencia de humo en una etapa muy inicial. Permiten actuar para evitar la propagación, cerrando las puertas, o, si es el caso, evacuando y avisando a los bomberos.

¿Dónde se tienen que instalar los detectores de humo?
Se tienen que instalar en el techo, tan centrados como sea posible y a más de 15 centímetros de las paredes. En caso de que se duerma con la puerta de la habitación cerrada, es recomendable instalar detectores de humo en el dormitorio.

¿Dónde no se tienen que instalar los detectores de humo?
No se tienen que instalar en la cocina ni en el baño porque el vapor de agua o los humos de la cocina podrían provocar falsas alarmas.

Debe evitarse colocar los detectores de humo encima o cerca de calentadores, ventiladores, aparatos de aire acondicionado, ventanas o conductos de ventilación, ya que los movimientos de aire y las diferencias de temperatura pueden dificultar que el aparato funcione correctamente.

¿Qué mantenimiento requieren los detectores de humo?
Hay que verificar periódicamente el funcionamiento correcto del aviso acústico pulsando el botón de test. Así sonará la alarma de la misma manera que si hubiera humo. También debe cambiarse la pila siempre que sea necesario, como mínimo una vez al año, y seguir las indicaciones que especifique el fabricante.

Más información de la campaña “No invites el fuego a casa” en este enlace: barcelona.cat/no-convidis-el-foc.