Fase 0: guía práctica para la apertura de locales comerciales y establecimientos de restauración

04/05/2020 - 12:51 h

DESCONFINAMIENTO. Desde este lunes, 4 de mayo, la entrada en vigor de la fase 0 del desconfinamiento permite volver a subir la persiana a los comercios de hasta 400m2, así como a los establecimientos de restauración que ofrezcan solo servicio a domicilio.

A partir de este lunes, 4 de mayo, los comercios y locales de servicio de menos de 400 metros cuadrados de Barcelona pueden abrir al público. La medida, incluida dentro de la fase 0 del plan de desescalada aprobado por el Gobierno español, permite también recoger productos en los comercios y comida en los bares y restaurantes de la ciudad. Sin embargo, los establecimientos que opten por la apertura deben aplicar una serie de medidas de higiene, seguridad, aforo y prevención encaminadas a reducir el riesgo de la propagación de la COVID-19 entre la ciudadanía y entre el personal.

La entrada en vigor de la fase 0 del “Plan para la transición hacia una nueva normalidad“, diseñado por el Ministerio de Sanidad, incluye varias acciones y medidas dirigidas al tejido comercial de proximidad. Con el objetivo de empezar a avanzar hacia el periodo de desescalada, el Gobierno español ha publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una serie de medidas pensadas para que se apliquen en tiendas y locales de la ciudad que tengan menos de 400 metros cuadrados y que hasta ahora no podían abrir a causa del estado de alarma. Así pues, estas medidas no afectan a los comercios que ya estaban abiertos durante el estado de alarma porque son considerados de primera necesidad.

¿Qué comercios pueden abrir durante la fase 0?

A partir del 4 de mayo, pueden volver a abrir al público todos los establecimientos y locales comerciales de menos de 400 metros cuadrados de superficie que tuvieron que cerrar el 14 de marzo a raíz de la publicación del Real decreto 463/2020, que declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

Así pues, no podrán abrir al público los establecimientos de la ciudad de más de 400 metros cuadrados. Tampoco lo podrán hacer los comercios y servicios que formen parte de un centro comercial, a excepción de los que tengan acceso directo e independiente desde el exterior.

¿Qué requisitos se tienen que cumplir para abrir durante la fase 0?

Los comercios de Barcelona que reabran al público deben cumplir una serie de medidas, detalladas en el BOE por el Gobierno español. En primer lugar, tienen que habilitar obligatoriamente un sistema de cita previa que asegure que dentro del establecimiento hay un único cliente por cada trabajador. Tampoco se permite crear ni utilizar ningún tipo de zona de espera en el interior del establecimiento.

En todo momento hay que garantizar la atención individualizada al cliente con una separación física prudente. En caso de que no sea posible, el establecimiento debe habilitar sistemas como mamparas.

Las tiendas también deben tener un horario de atención preferente para personas mayores de 65 años, que tiene que coincidir con las franjas horarias de este colectivo para dar paseos y practicar actividad física: de diez a doce de la mañana y de siete a ocho de la tarde.

Durante la fase 0 se permite que los establecimientos abiertos también puedan poner en marcha sistemas de recogida de productos en el propio local. Sin embargo, la tienda debe garantizar las entregas de una manera escalonada que evite aglomeraciones en el interior del local y en los accesos.

¿Qué medidas de higiene deben aplicar los comercios?

El comercio de proximidad que opte por reabrir durante la fase 0 también tiene la obligación de aplicar varias medidas de carácter higiénico para garantizar la seguridad sanitaria de la clientela y del personal. En primer lugar, deben realizar tareas de limpieza y desinfección global de las instalaciones al menos dos veces al día.

Además, se debe prestar una atención especial a las superficies de contacto más frecuentes para asegurar constantemente su desinfección, por ejemplo, los pomos de las puertas, los mostradores, los muebles del local, los pasamanos, los dispensadores, el suelo, los teléfonos, las perchas, los carros o las cestas, los grifos y otros elementos similares.

Una de las labores de limpieza se tiene que realizar obligatoriamente al finalizar el horario de apertura al público. Para llevar a cabo las distintas desinfecciones, se utilizarán desinfectantes como diluciones de lejía con cantidades 1:50 o cualquiera de los desinfectantes comercializados y autorizados por el Ministerio de Sanidad que tengan un efecto viricida. Después de cada desinfección, el material que se haya utilizado se tiene que eliminar de forma segura y, posteriormente, hay que lavarse las manos.

Con el fin de facilitar las tareas de limpieza, el BOE especifica que se podrá hacer una pausa a lo largo de la jornada —preferiblemente al mediodía— para realizar las tareas de mantenimiento, limpieza y reposición.

Si el establecimiento comercial tiene más de una persona trabajadora atendiendo al público, las medidas de limpieza también se tendrán que aplicar en las zonas privadas del personal como los vestuarios, las taquillas, los servicios, las cocinas y las áreas de descanso. Además, los uniformes y la ropa de trabajo se tienen que lavar a entre 60 y 90 grados y se tienen que ventilar correctamente los locales.

Con respecto al uso de los servicios, solo pueden ser utilizados por el personal y no por la clientela. En caso de que en una situación extraordinaria se tenga que utilizar, el servicio debe desinfectarse después de su uso. Las papeleras deben tener un soporte de activación por pedal y tienen que limpiarse frecuentemente: al menos una vez al día.

¿Qué medidas de prevención de riesgo tienen que aplicar los comercios para proteger a su personal?

En primer lugar, el BOE recuerda que no pueden incorporarse a sus puestos de trabajo los trabajadores que estén en aislamiento domiciliario por haber sido diagnosticados de COVID-19 o que tengan alguno de los síntomas compatibles. Quienes no hayan tenido síntomas pero estén en cuarentena por haber tenido contacto con una persona con indicios o diagnóstico de COVID-19 tampoco pueden reincorporarse.

El fichaje mediante huella digital se tiene que sustituir por cualquier otro sistema de control horario que garantice las medidas higiénicas adecuadas. En caso de que no sea posible, hay que desinfectar el dispositivo de fichaje antes y después de cada uso.

La disposición de los puestos de trabajo y la organización de los turnos tiene que adaptarse para garantizar siempre la posibilidad de mantener la distancia de seguridad interpersonal mínima de 2 metros entre trabajadores. La responsabilidad recae sobre el titular de la actividad económica o la persona en quien se deleguen estas funciones. La distancia de seguridad también se tendrá que cumplir en los vestuarios, en las zonas de taquillas y en los servicios del personal.

¿Qué medidas de protección debe adoptar el comercio para proteger a los clientes?

Los comercios tienen que velar por que los clientes solo estén en el establecimiento el tiempo imprescindible para comprar o recibir el servicio. También hay que señalar de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de 2 metros entre clientes, con marcas en el suelo o carteles, por ejemplo.

Los establecimientos tienen que poner a disposición de la clientela dispensadores de geles hidroalcohólicos con actividad viricida autorizados por el Ministerio de Sanidad del Gobierno español. Se tienen que colocar en los accesos del local. Además, en los establecimientos que tengan zonas de autoservicio, tiene que ser el trabajador del comercio quien manipule los productos. Del mismo modo, no se pueden poner a disposición de los clientes productos de prueba.

Con respecto al comercio dedicado a la venta de prendas de ropa o similares, el establecimiento debe implementar medidas para que la ropa o los productos sean higienizados antes de facilitarse a los clientes. Los probadores los podrá utilizar una única persona y se tendrán que limpiar y desinfectar después de cada uso.

En el caso de la hostelería y la restauración, ¿cómo se aplica la fase 0?

Pueden realizar solo pedidos que se entreguen a domicilio o se recojan por los clientes en los mismos establecimientos. El consumo en el interior de los locales está prohibido. Además, con respecto a las entregas a domicilio, el establecimiento debe preparar un sistema de reparto preferente para las personas mayores de 65 años, las personas dependientes y otros colectivos vulnerables.

Se deben evitar siempre aglomeraciones para recoger los pedidos tanto en los accesos como en el interior de los locales. Los establecimientos solo pueden estar abiertos al público durante el horario de recogida de los pedidos.

El titular del negocio se tiene que asegurar de que todo el personal tenga equipos de protección individual adecuados para su tarea. Al menos, hay que proporcionarles mascarilla y gel hidroalcohólico o jabón para las manos.

De cara a los clientes, en la entrada del establecimiento hay que colocar gel hidroalcohólico y papeleras con activación por pedal, con una bolsa de basura. Los clientes solo pueden estar dentro del local el tiempo imprescindible para recoger el pedido.