BCN Ciutat Digital

Acaban los pilotos de “Impulsamos lo que haces” 2017

Con las subvenciones “Impulsamos lo que haces”, el Ayuntamiento de Barcelona fomenta la innovación social digital (DSI) mediante el apoyo a empresas y entidades con impacto social en el territorio a través de la tecnología, y también promueve la innovación de base favoreciendo, desarrollando y aumentando la red de proyectos y organizaciones de DSI en la ciudad.

En el 2017 se subvencionaron diez proyectos con un presupuesto de 350.000 euros. Los proyectos financiados dieron solución a un amplio abanico de necesidades de alto impacto social, como el reciclaje, la formación y la inclusión digital, la reducción de la brecha digital —con especial énfasis en la perspectiva de género— o la lucha contra la pobreza energética.

 

Los puedes conocer a continuación:

Beepath, de Dribia:

Proyecto para incorporar la ciencia en las escuelas de Barcelona, donde profesorado y alumnado de tercero y cuarto de ESO han cocreado rutas sobre movilidad y geolocalización en torno a sus centros escolares. Con el acompañamiento de un equipo de profesores universitarios, expertos en análisis de datos y profesionales de la educación del equipo de Beepath, los alumnos han podido analizar su entorno e identificar problemáticas y propuestas de mejora. Se han hecho 292 experimentos con 437 personas entre alumnado y profesorado de diez centros educativos.

 

Embajadoras y embajadores maker, de la Fundación Pere Tarrés:

La finalidad principal del proyecto es la inclusión y la participación activa de niños y niñas, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad en la transformación digital de Barcelona. Mediante la intervención en centros socioeducativos, se ha desarrollado una prueba piloto para empoderar a un grupo de adolescentes y convertirlos en los embajadores y las embajadoras del movimiento maker entre este colectivo y el vecindario del barrio. Se han generado pop up labs en cada uno de los tres centros socioeducativos, con la implicación de cuarenta embajadores y embajadoras de entre 12 y 14 años.

 

“Makers por la inclusión”, de Colectic:

Este proyecto quiere paliar la llamada brecha digital de segundo nivel, aquella que no se basa tan solo en el acceso a internet y a las tecnologías de la comunicación, sino que también se fundamenta en dominar conocimientos y técnicas avanzadas, reservadas a la población con un nivel adquisitivo medio-alto. A través de tres talleres en diferentes escuelas y las diez actividades de ocio llevadas a cabo, 132 personas, mayoritariamente jóvenes y menores en riesgo de exclusión, se han beneficiado del proyecto.

 

Plataforma colaborativa y social para la reparación y la reutilización de los residuos para empresas y la Administración pública, de Pangea:

Creación de una plataforma colaborativa y social con la finalidad de reparar y reutilizar los residuos para empresas y para la Administración pública, y de un servicio de autorrestauración y reutilización de acción comunitaria y solidaria, dirigida a la ciudadanía, a las comunidades procomún y a los centros educativos que practiquen el aprendizaje-servicio. Se ha conseguido impactar a 20 entidades y 32 entidades han sido beneficiarias de equipos reutilizados gracias a los más de 1.300 dispositivos recibidos.

 

Aplicación TimeOverFlow (versión para móviles), de la Asociación para el Desarrollo de los Bancos de Tiempo:

Se ha elaborado y puesto en marcha una aplicación para dispositivos electrónicos que facilite la gestión y la participación de las personas en los bancos de tiempo. La aplicación se la han instalado 278 personas, y tanto la app como la web TimeOverFlow la utilizan más de 1.200 personas.

 

Hackatón Dades X Dones, de la asociación Iniciativa Barcelona Open Data:

Este proyecto tiene como objetivo cocrear soluciones digitales con tecnologías y datos abiertos que contribuyan a promover la economía de los cuidados, con criterios de igualdad efectiva de las mujeres y de corresponsabilidad en los barrios de Les Corts, Sarrià y Sant Genís. 

 

“Can guifi. Monitorización contra la pobreza energética”, de la Asociación para la Expansión de la Red Abierta:

Es un proyecto tecnológico-social que pone en funcionamiento, en dos fincas de Barcelona, un sistema complejo de monitorización y sensorización de datos abiertos basado en la red abierta libre y neutral guifi.net. Este proyecto generará un equipo de monitorización del consumo energético de los diferentes electrodomésticos y del sistema infraestructural de las viviendas piloto. Gracias al proyecto, se han producido cuarenta kits de control energético con más de cien personas beneficiarias.

 

Raval Data Commons, de Eticas:

El proyecto plantea pilotar, en el Raval, un modelo de datos colaborativos responsable que genere valor para el ecosistema de barrio. Se han redactado dos manuales gracias a las quince entrevistas realizadas a través de cuatro reuniones de grupo.

 

Programa piloto de red abierta de la internet de las cosas, de la asociación Free Knowledge Catalonia:

Programa de pilotos con el objetivo de difundir y promover la reflexión sobre las posibilidades que una red de telemetría abierta y neutral puede tener a la hora de escalar servicios ya existentes para la ciudadanía, generar nuevas posibilidades para entidades y empresas de servicios de la ciudad o empoderar a la ciudadanía (incluyendo el impulso del papel de la mujer en el ámbito de las TIC). Con este objetivo, se han convocado dos hackatones, se han hecho treinta talleres formativos y se ha instalado una red de doce antenas en la ciudad de Barcelona.

 

Los proyectos del 2018 se están poniendo en marcha ahora mismo y son los siguientes:

 

El boletín El boletín

Suscríbete a nuestro boletín para estar informado de las novedades de Barcelona Ciudad Digital