Innovación orientada a los retos de la ciudad

Hoy en día Barcelona tiene un gran reto: resolver las necesidades de la ciudad desde la innovación. Esto lo hace con una mentalidad de “zona de juegos”, abierta a la colaboración.

La tecnología debería ser un facilitador y acelerador. En el pasado, la Administración solía ser el único proveedor de soluciones, y no escuchaba a las personas, pero se está empoderando a la ciudadanía y a las empresas a través de la tecnología. El Ayuntamiento lo fomenta mediante la innovación abierta en las ciudades y el impulso de empresas digitales con impacto social positivo, como modelos colaborativos y plataformas cooperativas.

La población está aumentando. Como ciudades que se enfrentan a nuevos retos, es importante tener laboratorios urbanos y espacios para la experimentación, donde la gente pueda repensar la ciudad de manera inesperada e imprevisible.

El laboratorio i.lab tiene sus oficinas en una antigua fábrica de pinturas del Poblenou. Actualmente es un centro de innovación urbana, social y sostenible, un ejemplo de recuperación del patrimonio industrial de Barcelona para nuevos usos.

El proyecto i.lab trabaja con empresas, startups y universidades para probar nuevas soluciones y promover el uso ético y responsable de los datos y la tecnología y el intercambio abierto con otras ciudades.

Es en estos espacios en los que se estimulan las ideas para fomentar la colaboración entre los sectores público, privado, social y académico.

Además de ayudar a la ciudadanía a crear espacios físicos y actos para conocer tecnologías de prueba (como el OuishareFest y la Maker Faire), el Ayuntamiento entiende la importancia de financiar proyectos de base.

La política pública debe centrarse en la ciudadanía para ser efectiva y eficiente. Con las subvenciones “Impulsem el que fas” (impulsamos lo que haces) se ha invertido medio millón de euros en proyectos de tecnología cívica e innovación social digital.

El poder transformador de la compra pública es enorme, ya sea social, verde, con perspectiva de género o compra innovadora, ya que representa un 17 % del PIB en Europa.

Hay muchos ojos puestos en Barcelona y en cómo su programa digital interactúa con otras ciudades. Puede que los objetivos sean distintos, pero las ciudades comparten los mismos retos. Barcelona considera que la única manera de trabajar es internacionalmente.

 

Vídeo ► Albert Cañigueral, conector de OuiShare Barcelona, que utiliza la innovación estratégica para crear puentes con la economía colaborativa, se encuentra con Anna Majó, directora de Innovación Digital del Ayuntamiento de Barcelona, en el i.lab ubicado en Ca l’Alier.

Más vídeos sobre innovación social digital en Barcelona:

El boletín El boletín

Suscríbete a nuestro boletín para estar informado de las novedades de Barcelona Ciudad Digital