Reto finalizado
¿Cómo podemos atender de manera efectiva a las personas mayores en situación de dependencia?

Descripción y Objetivos

El incremento de la demanda de servicios sociales a causa del envejecimiento de la población, junto con la previsible reducción de las pensiones futuras y el aumento de los precios de la vivienda, hacen necesario repensar las estructuras y la distribución de estos servicios, así como encontrar modelos complementarios o alternativos a los centros residenciales.

En este contexto, el Área de Derechos Sociales y el Comisionado de Tecnología e Innovación Digital del Ayuntamiento de Barcelona lanzan el siguiente Reto social: “¿Cómo podemos atender de manera efectiva a las personas mayores en situación de dependencia en el marco de las Supermanzanas sociales?”.

Se buscan propuestas que se enmarquen en una de las siguientes categorías:

  • Proyectos o metodologías probados que generen cohesión social, como, por ejemplo, la activación de la comunidad para dar apoyo a las personas mayores, el fortalecimiento de un modelo de economía social y solidaria o mecanismos de colaboración e integración intergeneracional.
  • Soluciones de nuevas tecnologías o robótica que permitan identificar de manera más efectiva las necesidades de las personas mayores y que mejoren la calidad y el suministro de los servicios, así como los tiempos de respuesta a estas necesidades.

 

Escala del problema

En la ciudad de Barcelona viven casi 350.000 personas de más de 65 años, y las previsiones son que en el 2038 sean cerca de 420.000, es decir, un 25,5 % de la población (proyecciones de población del Idescat). En Barcelona, hay 13.000 plazas de residencias para personas mayores, con una lista de espera para acceder a las plazas públicas de más de 6.000 personas.

Una parte de la población de personas mayores necesitará atenciones especializadas a domicilio. Según las estadísticas, en la ciudad ya hay 112.000 personas que necesitan ayuda para llevar a cabo su actividad diaria, 54.000 personas, de forma regular y 58.000, de forma esporádica.

 

Respuesta del Ayuntamiento

La primera respuesta que da el Ayuntamiento a esta situación es el Servicio de Atención Domiciliaria (SAD), que ha crecido exponencialmente desde hace 10 años con la entrada en vigor de la ley de la dependencia como derecho universal.

Actualmente, casi 20.000 personas usuarias reciben este servicio del Ayuntamiento a través de tres empresas que dan empleo de manera estable a cerca de 3.800 trabajadores y trabajadoras familiares y auxiliares de limpieza, a las que hay que añadir 900 más que cubren las bajas y las rotaciones.

El SAD se combina o se complementa con otros servicios como el Servicio de Teleasistencia (90.000 personas usuarias), el Servicio de Comidas a Domicilio o el programa “VinclesBCN”, además de otros servicios financiados por la Generalitat, como los centros de día.

El tercer sector también colabora activamente con servicios adicionales, como “Bajamos a la calle” (que llega a una parte de las más de 4.000 personas con dependencia importante que viven en pisos sin ascensor).

Actualmente se está implementando el proyecto de las Supermanzanas sociales, liderado por el Área de Derechos Sociales, con la finalidad de dividir la ciudad en pequeños territorios o barrios de escala humana introduciendo el concepto de residencia distribuida o virtual.

Según esta idea, la vivienda de una persona con necesidades de ayuda sociosanitaria recibe los servicios de un centro residencial, y el barrio, en una escala suficientemente pequeña para las personas con dependencia, suministra todos los servicios comunes que se recibirían en una residencia, en una combinación de prestaciones públicas, privadas, sociales y familiares, retribuidas o altruistas, y mediante un uso progresivo de las tecnologías.

 

Visión de futuro

Dividir Barcelona en unas 300 Supermanzanas sociales de unos 6.000 habitantes cada una para prestar servicios de calidad y proximidad a las personas mayores y, en una segunda fase, extender al modelo a otros aspectos esenciales para el bienestar de la comunidad, como el cuidado infantil, la cultura y la educación, y nuevas formas de solucionar la accesibilidad a la vivienda.

En las Supermanzanas sociales, las personas envejecerán en viviendas adaptadas a sus necesidades funcionales y de espacio bajo un sistema de gobernanza participativa y de proximidad; además, todas recibirán los mismos servicios con independencia de su nivel de renta. También habrá un fuerte apoyo de la comunidad —también emocional—, y se combinarán los servicios de calidad, tanto profesionales como voluntarios, a un coste razonable, para los que se utilizarán las mejores tecnologías y habrá una corresponsabilización de los actores sanitarios y sociales.

 

Ganadores

SOM Comunitat

SOM Comunitat, de la empresa URock, es una plataforma para mejorar la atención a las personas mayores y dar respuesta a sus necesidades de tipo afectivo y sociosanitario, mediante la potenciación de un voluntariado de proximidad y la creación de un canal de difusión de servicios dirigidos a las personas mayores. A través de una web y una aplicación dirigidas a las personas mayores de cada supermanzana social, SOM Comunitat busca resolver el problema de la soledad y de las necesidades no atendidas aprovechando el poder de la comunidad y la cohesión entre generaciones sin que sea necesaria una plaza residencial. Su plataforma tecnológica de optimización de operaciones está abierta a la integración con la inteligencia artificial y la internet de las cosas (IoT). En este proyecto podrán participar personas voluntarias (a título particular o colectivo), profesionales del Servicio de Atención Domiciliaria u otros profesionales que presten servicios de atención sociosanitaria para personas mayores.

Els guanyadors del repte i.lab per donar atenció efectiva a la gent gran, amb el comissionat Michael Donaldson.

Finalistas

Entitades colaboradoras

El boletín El boletín

Suscríbete a nuestro boletín para estar informado de las novedades de Barcelona Ciudad Digital