Barcelona participa en la definición del modelo de despliegue del 5G

Barcelona participa en la definición del modelo de despliegue del 5G

Se ha querido desarrollar el concepto de operador neutro desde una perspectiva de ciudad y contribuir al eliminar la brecha digital actual.

El proyecto 5GCity, proyecto europeo donde el Ayuntamiento de Barcelona ha participado a través de el Instituto Municipal de Informática y betevé, el medio de comunicación público de Barcelona, tenía el reto de desarrollar el concepto de operador neutro desde una perspectiva de ciudad y contribuir a eliminar la brecha digital actual.

Actualmente, en la ciudad de Barcelona hay un gran número de antenas diversificadas por diferentes operadores que suponen un impacto ambiental. Con la participación en este proyecto, se han realizado unas pruebas de campo por poder crear un modelo de despliegue TIC en el modelo de Supermanzanas que sea sostenible y social y, en especial, particularizado por tecnología 5G que normalice y reduzca el número de antenas permiten la compartición entre operadores.

Uno de los compromisos ha sido democratizar el acceso a las infraestructuras de red móvil que hoy día están limitadas por los operadores móviles, de manera que faciliten la figura del operador neutro, donde si el coste de la red móvil es bastante reducido, cualquier administración pública podrá actuar como operador de infraestructura y obtener una posición de neutralidad delante de los operadores tradicionales.

La Supermanza del Poble Nou ha sido uno de los espacios de pruebas de este proyecto y se han instalado diferentes equipos de las columnas multifunción, donde posteriormente se han implementado casos de uso teniendo en cuenta: el mobiliario urbano, las restricciones de energía, de interferencias y de tráfico, la integración del Edge Computing y acondicionado al RD 1066/2001 referido a las restricciones de RF en estaciones de telefonía móvil.

Se ha podido comprobar que los equipos que se han utilizado en este proyecto utilizan entre 38 y 195 veces inferior al nivel de exposición reglamentado. Todo eso, incrementando la calidad del servicio porque se obtiene una relación señal-ruido superior a la telefonía actual. Como consecuencia, se obtiene más velocidad de datos y número de personas usuarias.

El Edge Computing reduce las necesidades de latencia y ayuda mejorar los efectos anteriores. Aun así, es necesaria la regulación sobre la planificación de frecuencias y la ubicación de éstas en la futura tecnología 5G.

El escenario multioperador 5G necesita infraestructuras comunes para funcionar y competir por igual. El proyecto europeo 5GCity ha desarrollado, integrado y validado la plataforma de alojamiento neutro en tres ciudades, Barcelona, Bristol y Lucca, con un modelo urbanístico basado en las supermanzanas que incluye infraestructuras TIC y operaciones de mantenimiento en seis casos de uso.

El pasado mes de julio se realizó una prueba de la conexión previa y transmisión de señal de vídeo utilizando la red de la tecnología 5G, del proyecto 5GCity, donde se enviaba la transmisión en directo a la central de betevé. Se retransmitió a través de una unidad móvil, junto con las unidades fijas que hay actualmente en la sala, realizando el procesado y la producción de la información bajo el control remoto de los operadores de betevé.

El IMI proveyó la ingeniería y la infraestructura para poder desarrollar esta prueba. La finalidad era poder realizar las tareas de pre-producción de vídeo en la calle, y de esta manera reducir el ancho de banda y mejorar el tiempo de respuesta de los servicios multimedia.

El proyecto 5GCity ha proporcionado también las bases por un banco de pruebas 5 G en toda la ciudad, que forma parte de la iniciativa 5GBarcelona. El modelo de negocio de alojamiento neutro establecido en restricciones de infraestructura del proyecto 5GCity permite planificar regulaciones potenciales en despliegue de redes 5G.

El boletín El boletín

Suscríbete a nuestro boletín para estar informado de las novedades de Barcelona Ciudad Digital