“Decidim se está consolidando como un estándar digital para la participación ciudadana”

“Decidim se está consolidando como un estándar digital para la participación ciudadana”

Decidim. Carolina Romero es la presidenta de la Asociación Decidim. Ella nos explica la diferencia entre la plataforma Decidim, la Asociación Decidim y DecidimBCN. Daremos con el quid de la cuestión de la función y servicio de cada organismo.

Hablamos con Carolina Romero, presidenta de la Asociación Decidim.

Empecemos por el principio. ¿Qué fue primero, la plataforma Decidim o la Asociación Decidim? 

En el 2017, nace Decidim.org —plataforma digital de participación ciudadana hecha con tecnología libre y segura y con garantías democráticas— y la comunidad que acompaña al proyecto en todas las decisiones. Desde el principio se quiso una gobernanza democrática en todos los aspectos, pero poco a poco también se vio la necesidad de organizarse de manera más formal y mediante una forma jurídica propia. Estudiamos diferentes modelos organizativos de otros proyectos de software libre para consolidarnos, y finalmente pensamos que el mejor modelo era una asociación sin ánimo de lucro. La decisión de una entidad jurídica propia nos genera autonomía con respecto al Ayuntamiento de Barcelona, que es quien impulsó el proyecto, y sigue siendo uno de sus principales impulsores. En febrero del 2019 se constituyó la Asociación Decidim.

¿Cuáles son los objetivos de la Asociación Decidim?

Principalmente, preservar y fomentar el contrato social, que es como llamamos a nuestro Código de garantías democráticas y colaboración democrática. Todos los miembros de la comunidad deben adherirse al contrato social.

Al mismo tiempo, la asociación tiene también la misión de asegurar la estabilidad y la buena calidad del código informático y cuidar de la comunidad del proyecto.

¿Cuál era el impulso del Ayuntamiento en el Decidim del principio y cuál es el impulso actual?

En el 2016, Decidim solo era una plataforma de la ciudad de Barcelona. Pero en el 2017 se reescribió completamente el código de la plataforma y esta reescritura posibilitó que pasara a ser una plataforma genérica de participación para cualquier organización.

Al principio, el proyecto contaba únicamente con el impulso del Ayuntamiento de Barcelona. Pero en el momento en que se forma la asociación (2019) y la plataforma la usan otras entidades como las diputaciones, la Generalitat o el consorcio Localret, en ese momento se empieza a pensar en una gobernanza distribuida del proyecto: si, hasta entonces, quien gestionaba íntegramente el mantenimiento del código era el Ayuntamiento, cuando nace la asociación se firma un convenio entre el Ayuntamiento de Barcelona, la Asociación Decidim y Localret para repartir esta gobernanza y representar los diferentes intereses, el Ayuntamiento como principal promotor del proyecto; Localret, representando a los otros Ayuntamientos de Cataluña, y la asociación, personificando la comunidad organizada.

¿Y si hablamos de ayuda presupuestaria? ¿Han cambiado los números del 2016 a la actualidad?

Han cambiado los números este año por primera vez, aunque el proyecto ha ido recibiendo aportaciones de otras instituciones. Este 2021 se ha firmado un segundo convenio en el que se establece que el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña hacen aportaciones económicas (50.000 euros cada una) para dotar de recursos a la Asociación Decidim para construir su propio equipo, impulsar su hoja de ruta y gestionar el repositorio principal del código fuente. Hasta ahora solo era una asociación nominal y ahora dispone de fondo, lo que posibilita que empiece a tener actividad profesional real.

Esta actividad profesional ahora mismo está centrada en la dinamización de la comunidad: hemos contratado a una persona que coordina y hace de enlace entre la comunidad y el equipo de producto, para priorizar los desarrollos específicos que más pueden beneficiar al máximo de organizaciones que usan la plataforma.

¿Puedes avanzarnos alguna mejora?

Por ejemplo, se está construyendo un instalador. Hasta ahora necesitabas una empresa o un programador que supieses de Ruby on Rails. El hecho de poder tener, en los próximos meses, a un instalador permitirá reducir costes y hará que muchas organizaciones pequeñas que quieren experimentar con Decidim puedan hacerlo.

Esta actividad profesional requiere de ingresos. Más allá de las contribuciones públicas, ¿obtiene la Asociación Decidim entradas privadas?

Más allá de las aportaciones de Ayuntamiento y Generalitat, ahora mismo los únicos ingresos propios de los que dispone la asociación son las cuotas de las personas socias. La idea para el 2022 es que la asociación empiece a ofrecer servicios para generar otras vías de ingreso.  Es una fórmula que aún se tiene que concretar y debatir. Pero, por ejemplo, una de las ideas es ofrecer consultoría: la mayoría de las instituciones se ponen en contacto con nosotros como asociación y solicitan información. Y muchas veces piden acompañamiento en todo el proceso de la parte técnica, de instalación, y asesoramiento al desplegar procesos de calidad democrática. Hasta ahora, Decidim no ofrecían el servicio, pero recomendaba a empresas. Y una idea que está en el aire es ofrecer este servicio de asesoramiento en los procesos.

¿Es libre la licencia para instalar Decidim?

Decidim es un proyecto de software libre con una licencia Affero GPL 3. La única obligación que establece es que, si haces una mejora en el código, tienes que publicar la mejora para compartirla con el resto de la comunidad. Pero la Asociación Decidim no cobra ninguna licencia ni canon por su instalación y uso.

Hablas de la comunidad Decidim, que debate y propone mejoras en la plataforma. ¿Cómo se organiza? 

A través del MetaDecidim, que es otra plataforma digital abierta a cualquier persona o institución. En la comunidad encontramos universidades, personas individuales, empresas de desarrollo… El canal de organización es básicamente, digital aunque también se han hecho encuentros presenciales. En un primer momento esta comunidad era muy local, de ámbito catalán, pero con la pandemia ya no se producen encuentros presenciales, solo digitales, y la comunidad se ha expandido extramuros.

¿Quién hay detrás de la comunidad Decidim?

El perfil mayoritario son sobre todo personas que trabajan en torno al proyecto, como técnicas de participación que buscan incorporar mejoras en la plataforma, o trabajadoras de las empresas que forman parte del ecosistema de Decidim. Es importante tener claro que la Asociación Decidim actualmente no ofrece servicios. Si un ayuntamiento necesita de algún servicio asociado a Decidim, como el servicio de instalación o asesoramiento en el diseño de procesos participativos, deberá contratar estos servicios a alguna empresa que pueda hacer la instalación, el mantenimiento o el asesoramiento. Y estas empresas son parte activa en la comunidad, ya que normalmente son las que aportan feedback y proponen nuevos desarrollos. Y después tenemos un tercer perfil que ahora no está tan activo en la comunidad pero que queremos relanzar: el ámbito de la investigación.

Por lo que respecta a las cifras, ahora mismo tenemos registradas en MetaDecidim a 5.000 participantes: son personas que en algún momento se han creado una cuenta y han participado. Ahora, activas, cerca de 100. Y como socias de la asociación, 40 personas. Pero cabe destacar que Decidim ya se está usando en 30 países y lo utilizan más de 350 organizaciones. Es representativo de la extensión de la comunidad.

¿Hay sesgo de género en la comunidad Decidim?

¡Definitivamente! Tenemos muchos más hombres participando. En el repositorio donde está el código de Decidim tenemos 116 contribuidores actualmente, de los cuales solo 12 son mujeres, lo que representa un 10 %. A nuestro favor, cabe decir que estamos un poco mejor que la media dentro del ecosistema open source, que oscila en torno al 6 %. Al tratarse de un proyecto de software, sufrimos una brecha de género fuerte tal como pasa en otras comunidades tecnológicas. Para reducir la brecha hemos puesto en marcha un programa, DecidimFemDev, para impulsar la presencia de mujeres que participen de la construcción del código.

Y si hablamos de procedencias de la comunidad, en cuanto que comunidad creciente y global, la comunidad Decidim tiene un foco europeo mayoritario, aunque ahora empezamos a llegar a otros países de América Latina y de Asia, como, por ejemplo, Japón. Pero nuestra comunidad es aún muy eurocéntrica.

¿Cuáles son los retos de futuro de Decidim? 

Por una parte, consolidar el segundo convenio firmado con la Generalitat y el Ayuntamiento, y que se sumen otros gobiernos e instituciones. Sería una manera de hacer retorno a una infraestructura común y libre que se sostiene en su comunidad de usuarios. Es un reto de sostenibilidad a medio y largo plazo.

El otro reto es de escala. Decidim se está convirtiendo en un estándar digital para la participación, y debemos habilitar los mecanismos para poder escalar de manera sostenible, consolidando la asociación y convirtiéndonos en una comunidad cada vez más global.

Más info

El boletín El boletín

Suscríbete a nuestro boletín para estar informado de las novedades de Barcelona Ciudad Digital