Manos a la obra para luchar contra la feminización de la pobreza

01/06/2016 - 20:11

Feminismos. El Ayuntamiento presenta 71 actuaciones, con programas para mujeres en situación de paro o proyectos para dignificar los sectores más feminizados.

El Ayuntamiento presenta 71 actuaciones, con programas para mujeres en situación de paro o proyectos para dignificar los sectores más feminizados.

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado la estrategia contra la feminización de la pobreza y la precariedad en Barcelona, ​​en el marco de la Mesa contra la Feminización de la Pobreza, que celebra la segunda sesión plenaria. Se trata de una estrategia que se concreta, de momento, en 71 actuaciones para combatir desde diferentes ámbitos la situación de desigualdad que sufren las mujeres, dado que en Barcelona el 28% de la población se encuentra en riesgo de pobreza, y de esta población el 55% son mujeres.

La estrategia actúa sobre las raíces de los procesos de feminización de la pobreza y la precariedad, e implanta medidas para atacar los aspectos más estructurales, como la discriminación en el mercado laboral, las desigualdades en la distribución de las cargas de asistencia y del trabajo doméstico, el acceso a la vivienda, o la mejora del estado de salud.

Las primeras 50 acciones comienzan este 2016, con una dotación de 27,9 millones de euros. Este año está previsto desarrollar proyectos para fomentar la dignificación del mercado de trabajo de los sectores más feminizados y se desplegarán programas de emprendimiento social y solidario destinados a las mujeres que trabajan en determinados sectores a fin de combatir la segregación ocupacional, entre otras muchas actuaciones y medidas.

Visibilizar los sectores más feminizados

La presentación de las actuaciones ha sido a cargo del teniente de alcaldía de Trabajo y Planificación Estratégica, Gerardo Pisarello, y la concejala de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez. Pisarello ha dicho que con estas actuaciones “se quiere poner la atención en las tareas domésticas y de asistencia, que se encuentran invisibilizadas y poco reconocidas y, además, poner sobre la mesa que las mujeres sufren más las políticas de flexibilización laboral y los recortes en servicios sociales”. Pérez ha recordado: “hay sectores altamente feminizados, que, demasiado a menudo, son los más precarios, como el de la asistencia o los trabajos domésticos”