Usted está aquí

Arranca la segunda edición de la primera liga femenina de críquet del país

En esta segunda temporada participan cuatro equipos de Les Dunies (Besòs y el Maresme), el Poble-sec, el Raval y Trinitat Vella.

Se trata de un espacio de encuentro enfocado a la transformación social que trabaja la vertiente comunitaria y la diversidad en los barrios como una potencialidad y una fuerza.

La liga femenina de críquet forma parte de Críquet Joven en BCN, un proyecto educativo que aborda el deporte como una herramienta que sirve de enriquecimiento, visibilización y altavoz de las comunidades que lo practican, con una óptica intercultural y con perspectiva de género.

Los equipos femeninos se muestran como la nueva punta de lanza del proyecto, pensados como espacios para visibilizar la diversidad de orígenes, confesión, etc., interseccionando así la pluralidad, cultural y religiosa con el género.

Desde que se ha abierto esta nueva sección, el críquet femenino no ha hecho más que crecer, con la totalidad de cuatro equipos en diferentes barrios y con la creación de la Liga Femenina de Críquet Sala 2018, pionera en todo el estado español y que ha sido todo un éxito.

¿Por qué críquet?

El críquet es un deporte que aterriza en Barcelona de la mano de las comunidades sur-asiáticas que llegaron a finales de los años 70 a Barcelona y que hoy tienen una gran presencia en la ciudad, formando parte de los barrios y de las comunidades de vecinos y vecinas.

Pero el proyecto Críquet Joven en BCN no sólo es una actividad que sirve para fortalecer los lazos con las comunidades que han llevado mayoritariamente el críquet a Barcelona: Pakistán, Bangladesh, India, Afganistán y otros como Inglaterra o Australia. También es una manera de fomentar el diálogo entre culturas utilizando sobre todo una herramienta que pertenece a las mismas comunidades, visibilizando todo lo que tenemos para aprender unos de los otros.

La prueba del éxito es que cada vez más, diferentes jóvenes con bagajes migratorios diversos, desde el Magreb en Latinoamérica u otros países asiáticos, tanto como el resto de los barceloneses/as, se suman a descubrir este deporte que lleva tan poco tiempo en nuestras calles pero que cada vez tiene más demanda.

Trabajo en los barrios

Este proyecto colabora en cada barrio con una entidad en el territorio que hace trabajo en paralelo con las jóvenes participantes, permitiendo una intervención más integral y fortaleciendo los vínculos en la ciudad: entidades de largo recorrido como el Casal dels Infants en el Raval, la Fundació Surt en el Besòs o los diferentes educadores de calle (APC’s) de diversos barrios, forman parte de este trabajo en grupo que suman esfuerzos por la cohesión social del territorio con Críquet Joven en BCN.

La semilla del proyecto Críquet Joven en Barcelona se sembró en el curso 2009-2010, a partir de un estudio del Centro de Estudios Africanos e Interculturales (CEAI) en los comercios regentados por población pakistaní en el Poble-sec. Entre las necesidades detectadas del colectivo se encontró la demanda reiterada de espacios lúdicos propios para que niños y jóvenes practicaran críquet en la ciudad.

A partir de aquí se creó un proyecto piloto en el Poble Sec que tuvo éxito, y poco después el críquet se incluyó en el curso 2013-2014 en la medida de gobierno ‘Convivimos Deportivamente‘. De la mano de la alianza entre la Fundación para el Deporte y la Educación de Barcelona (FEEB) y el CEAi, el proyecto se extendió a toda la ciudades, abriendo grupos de jóvenes de Horta, Ciutat Meridiana, Trinitat Vella, Besòs, Raval y Poble-sec, y en paralelo se inició como actividad extraescolar en dos institutos y tres escuelas.

Comparte este contenido