Empieza la recogida de abetos de Navidad

07/01/2017 - 09:09 h

Del 7 al 17 de enero el Ayuntamiento de Barcelona ofrece a los vecinos espacios de recogida de los árboles de Navidad con el fin de evitar abandonos incívicos en el espacio público y, al mismo tiempo, aprovechar un recurso natural para mejorar el mantenimiento de los espacios verdes de la ciudad. Habrá 224 puntos distribuidos por todos los distritos de la ciudad.

Después del 17 de enero, los árboles se triturarán y se dejará madurar sus restos. El destino final de estos restos será el acolchado o mulching, que sirve para mejorar la retención de la humedad y la aireación del suelo y que, al mismo tiempo, es una solución natural para evitar el crecimiento de las malas hierbas.

Se recomienda dejar los árboles limpios de elementos ornamentales para facilitar su reciclaje. Los servicios de jardinería de la ciudad se encargarán de la retirada periódica de los abetos y las ramas de árboles diversos que han servido de decoración navideña depositadas en estos puntos de recogida especiales.

Los árboles recogidos serán transportados a la planta de reciclaje del Vivero Municipal, donde se triturarán para convertirlos en acolchado, después de un proceso de maduración de dos o tres meses que permite obtener un acolchado de calidad. El material resultante se depositará en los espacios verdes de la ciudad a lo largo del primer semestre del año.

El acolchado, formado por los residuos vegetales triturados, es un elemento de jardinería que permite mejorar la retención de humedad y la aireación del suelo, a la vez que ayuda a evitar la aparición de malas hierbas. En Barcelona el acolchado se deposita sobre la tierra vegetal tanto en el interior de parques y jardines como en pequeños espacios ajardinados de las calles de la ciudad, principalmente en zonas de arbustos y grupos de rosales.