La catalogación de la encina de Encarnació podrá evitar el derribo de las casitas

18/01/2019 - 17:05 h

Las obras que afectan a las casitas de la calle de la Encarnació, en Gràcia, han sido suspendidas cautelarmente mientras la encina centenaria no sea catalogada. Cuando esta catalogación sea aprobada por el Consejo Plenario, se podrá retirar definitivamente la licencia de obras para la finca en cuestión. Eso, y también la actualización del catálogo patrimonial urbanístico de Gràcia, podría salvar las casitas.

El concejal del distrito de Gràcia, Eloi Badia, ha anunciado hoy que el Ayuntamiento podrá retirar de forma retroactiva la licencia de obras de construcción en la propiedad de las casitas situadas en la calle de la Encarnació, 15-17, en el distrito de Gràcia. La operación será posible de acuerdo con dos preceptos legales —uno de la Ley de espacios naturales de la Generalitat y otro de la ordenanza municipal de medio ambiente— que permiten retirar un permiso de obras que afecte a un elemento natural protegido.

El contacto establecido con la plataforma vecinal Salvem l’Alzina permitió encontrar la posibilidad de recurrir a esta base legal para retirar la licencia de obras. Son, en concreto, los artículos 9 y 10 de la Ley de espacios naturales de la Generalitat, que prohíbe la destrucción de “las especias de la flora que necesitan una preservación especial”. Por su parte, la ordenanza municipal de medio ambiente (artículo 74.10.4) establece que “cualquier proyecto previsto en una zona próxima a un árbol incluido en el Catálogo de Árboles de Interés Local, tanto públicos como privados, tendrá que garantizar su perfecta conservación y las condiciones de desarrollo”.

En virtud de estos dos preceptos, una vez aprobada la catalogación de la encina en el Consejo Plenario del mes de enero, el Consistorio podrá dictaminar definitivamente la retirada de la licencia de obras, ahora suspendida de forma cautelar.

La encina centenaria y la movilización vecinal

En esta finca, donde la propiedad había iniciado los trámites para derribar las casas y construir una promoción de viviendas, se encuentra una encina centenaria. El tejido vecinal del barrio se movilizó para salvar y catalogar el árbol como elemento patrimonial del arbolado y el verde de Barcelona. Los vecinos piden, además, la preservación, catalogación y conservación de las casitas de la calle de la Encarnació.

El Ayuntamiento trabajó con la propiedad para conservar la encina, y los servicios de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Barcelona ya han empezado a tramitar el expediente que permitirá catalogarla. Cuando se abrió este expediente de catalogación, ya se dictaron medidas cautelares para detener las obras de derribo de las dos edificaciones de la finca.

Paralelamente, el Distrito se ha propuesto empezar un proceso para revisar el catálogo de patrimonio de Gràcia, con el objetivo de proteger elementos de interés patrimonial que ahora mismo no están protegidos, como por ejemplo las casitas de la calle de la Encarnació. Badia ha recordado, en este sentido: “La catalogación realizada en el 2015, durante el mandato anterior, ha resultado claramente insuficiente. Ahora toca hacer una catalogación sólida y que mejore la del 2000.” Este proceso de catalogación no solo se desarrolla en la Vila de Gràcia, sino también en una parte de Gràcia Nova, la Salut y Vallcarca, donde también hay casitas con un interés patrimonial, para evitar casos similares a los de la calle de la Encarnació.