Más de ocho mil metros cuadrados libres en la supermanzana del Poblenou

02/09/2016 - 12:24 h

La primera supermanzana de la trama Cerdà, comprendida entre las calles de Badajoz, Pallars, la Llacuna y Tànger, en el Poblenou, ya es una realidad después de que se hayan implantado los cambios necesarios en la movilidad. Estos cambios —convenientemente señalizados y acompañados de una campaña de información y un refuerzo de la Guardia Urbana— afectan a la circulación de los vehículos privados, los autobuses y las bicicletas. El objetivo de la supermanzana es humanizar la zona, hacer que la ciudad sea más sostenible y ganar espacio para la ciudadanía.

Dentro de las nueve manzanas que forman las calles de Badajoz, Pallars, la Llacuna y Tànger, los vehículos privados ya no tienen prioridad. Aunque pueden acceder a cualquier punto de la zona, no la pueden atravesar. Así funciona la primera supermanzana de la trama Cerdà, que evita el tráfico de paso por el interior y la libera para distintos usos vecinales. De este modo, en las intersecciones se han creado cuatro plazas nuevas y se han recuperado más de ocho mil metros cuadrados, que se pueden destinar a otras funciones más allá de la movilidad, como el intercambio, el ocio, la cultura y la participación.

Las actuaciones pretenden disminuir la preponderancia otorgada hasta ahora a los coches y las motos en las calles de la ciudad. En este sentido, la concejala de Movilidad, Mercedes Vidal, ha asegurado: “La mayoría de la ciudadanía se desplaza a pie y este hecho se obvia muy a menudo. Los coches, que porcentualmente realizan menos desplazamientos, son los que más espacio ocupan. Es una cuestión de justicia urbana que se redistribuya este espacio para conseguir un nuevo equilibrio.

La participación de los barceloneses es clave en este proyecto. Por este motivo se han invitado a más de doscientos estudiantes de arquitectura a que hagan propuestas destinadas a fomentar la recuperación de este espacio público y llenarlo de actividades. Pero eso será más adelante. De momento se han colocado en la supermanzana señales verticales y horizontales para indicar los diferentes cambios en la movilidad, que tienen como finalidad dar prioridad a los peatones, las bicicletas y el transporte público, por este orden. Los cambios son los siguientes:

Tráfico privado

La nueva configuración se puso en marcha el lunes, 5 de septiembre, y obliga a los vehículos privados a girar en todas las intersecciones interiores. Esto significa que no podrán circular en línea recta, por lo que se les recomienda que eviten pasar por la supermanzana si no es estrictamente necesario para acceder a algún punto concreto de su interior. La velocidad de los vehículos está limitada a 10 km/h. Los cambios en la movilidad pretenden disuadir a los conductores, pero no prohibirán la circulación de vehículos en ningún tramo de calle. Así, los vecinos de la zona podrán acceder a los garajes o aparcamientos de acuerdo con los nuevos itinerarios indicados.

Transporte público

Los recorridos de los autobuses que circulan por el entorno más cercano a la supermanzana presentan ciertas variaciones a partir del sábado, por lo que estos vehículos no circulan por los viales interiores de la zona. Para continuar ofreciendo el mismo servicio, se habilitan tres paradas en el exterior del perímetro:

— Àvila (Tànger): líneas 40, 42, B20, B25 y N11.
— Pujades (Llacuna): líneas H14 y 6.
— Pujades (Badajoz): líneas H14 y 6.

También se suprimen las dos paradas actuales del interior de la supermanzana.

Bicicletas

La nueva configuración de tráfico pacificado de los viales interiores de la supermanzana permite que las bicicletas circulen en doble sentido. No son necesarios carriles bici, y las bicicletas son, de hecho, los únicos vehículos que pueden atravesar los cruces en línea recta. Por este motivo, los carriles bici actuales se han anulado, y se han instalado en la zona las señales correspondientes para indicar el doble sentido de circulación.