Las casitas de Encarnació serán una ‘escola bressol’, vivienda pública y zona verde

08/02/2019 - 16:35 h

Las casitas de la calle de la Encarnació y su jardín, en el cual hay una encina bicentenaria, serán equipamientos y espacio público. La transformación se podrá realizar gracias a la expropiación de la propiedad, después de que no se haya llegado a ningún acuerdo en las negociaciones con la propiedad para la compra de este espacio.

En concreto, las dos casitas de la calle de la Encarnació y la encina se preservarán, y el espacio se destinará a una escola bressol, un espacio verde y vivienda pública dotacional, de acuerdo con las conversaciones establecidas con el vecindario y las necesidades del barrio.

El concejal de Gràcia, Eloi Badia, ha explicado que la decisión se basa en la fuerte necesidad de equipamiento público de Gràcia, especialmente entorno a la vivienda y los equipamientos educativos. “Los dos elementos son una prioridad, pero, además, estamos creando una nueva plaza, un espacio verde público con la encina bicentenaria catalogada y la fisonomía de las casitas preservada, que es lo que también queríamos todos”, ha añadido.

El expediente de expropiación comportará la modificación del planeamiento que permitirá, posteriormente, ejecutarla. Badia ha explicado que el proceso de trabajo empieza por poder llevar a cabo la aprobación en el Plenario del mes de abril, y ha recordado que requerirá el apoyo del resto de grupos municipales.

Trabajo conjunto entre el Ayuntamiento y el vecindario

Durante tres meses la plataforma vecinal Salvem l’Alzina ha estado luchando para recuperar este espacio. La colaboración entre la entidad y el Ayuntamiento permitió iniciar la catalogación de la encina, ejecutar una suspensión de licencias de obras en el distrito e iniciar también la catalogación de los elementos patrimoniales del entorno.

La tarea de la asamblea fue clave, ya que detectó dos preceptos legales —uno de la Ley de espacios naturales de la Generalitat y otro de la ordenanza municipal de medio ambiente— que permitían retirar un permiso de obras que afectara un elemento natural protegido. Este punto de inflexión abrió un escenario más favorable para la preservación de la encina y las casitas de la calle de la Encarnació.