Sant Antoni tendrá un plan de usos que regulará las actividades de ocio, los servicios y la venta de recuerdos

27/02/2017 - 10:06 h

Durante un año quedará suspendido el otorgamiento de nuevas licencias de actividades de concurrencia pública y de tiendas de recuerdos en torno al Mercado de Sant Antoni para poder redactar un plan de usos. El objetivo de este plan es regular la implantación de actividades y establecimientos nuevos teniendo en cuenta la preservación del interés público, la protección del entorno urbano y la convivencia con el vecindario.

El objetivo de la futura regulación es garantizar el equilibrio de usos, preservar el descanso de los vecinos y evitar que, ahora que el mercado está en la recta final de la remodelación, proliferen de forma descontrolada actividades relacionadas con los servicios, el ocio, los artículos de regalo o los recuerdos.

Durante un año se suspenderá el otorgamiento de licencias en la zona donde se encuentra el mercado para evitar que se produzca un incremento importante de solicitudes mientras se redacta la nueva normativa. En concreto, se suspenderán en la zona comprendida entre las calles de Sepúlveda, Casanova, Marquès de Campo Sagrado, Calàbria, la ronda de Sant Antoni, la ronda de Sant Pau y la avenida del Paral·lel.

En este entorno, no se otorgarán nuevas licencias ni se admitirán comunicados relacionados con:

  • Exhibiciones o espectáculos realizados en recintos cubiertos.
  • Actividades musicales, de restauración, audiovisuales o de juego y atracciones (excepto ludotecas).
  • Bodegas, comercios alimentarios con degustación, horchaterías, heladerías y establecimientos de comidas preparadas.
  • Establecimientos de venta de recuerdos y productos dirigidos a los turistas.

La suspensión de licencias no afecta las actividades del interior del Mercado de Sant Antoni, ya que tienen una continuidad con las que ya existían antes de la remodelación y están sometidas a un régimen específico.

Una nueva imagen

Las obras de remodelación del Mercado de Sant Antoni acabarán, según las previsiones, a finales de este año. Esta renovación pondrá de relieve todo el espacio de venta del mercado y creará un nuevo espacio museístico, con restos romanos. Además, los vecinos recuperarán los patios interiores del mercado como plazas públicas y se crearán nuevas zonas de estancia.

Durante los últimos años, en torno al equipamiento han crecido los establecimientos comerciales, turísticos y de restauración. La consideración del entorno del Mercado de Sant Antoni como punto de interés cultural, arqueológico y de ocio lleva a plantearse el desarrollo de las actividades de pública concurrencia y de venta de recuerdos.

Además, la concentración de estas actividades tiene un impacto en el uso del espacio público y en el día a día de los vecinos. En este sentido, el nuevo ordenamiento permitirá garantizar el equilibrio de usos y preservar el descanso del vecindario.