"Las Comunidades Autofinanciadas permiten a las personas ahorrar y progresar mediante la ayuda mutua"

24/02/2020 - 10:17

Hablamos con Abdulaye Fall, Responsable de la Asociación de Comunidades Autofinanciadas.

Las Comunidades Autofinanciadas (CAF) aparecieron en Cataluña por primera vez en el año 2014, en Girona, a partir de una comunidad de personas migrantes de Senegal. Las CAF son una estrategia de empoderamiento personal y colectivo donde personas con una capacidad de ahorro reducido pueden generar un elemento de seguridad ante posibles imprevistos.

¿Qué son las Comunidades Autofinanciadas (CAF)?

Son comunidades en las que las socias, generalmente entre 10 y 30 personas, aportan pequeñas cantidades de dinero que las permite convertirse en accionistas del grupo. Con el fondo creado se ofrecen créditos de poca cantidad que sirven para cubrir gastos corrientes, vinculados a las necesidades cotidianas. De este modo, las comunidades pueden ahorrar y progresar por sí mismas mediante la ayuda mutua.

¿Qué papel tiene la Asociación de Comunidades Autofinanciadas?

Las CAF no tienen forma jurídica propia, sino que actúan bajo el paraguas de la Asociación de Comunidades Autofinanciadas (ACAF), una organización sin ánimo de lucro. Apoyamos las CAF, principalmente en el ámbito metodológico, ofreciéndoles un modelo de funcionamiento. El apoyo que ofrece la ACAF es totalmente gratuito para las CAF, ya que la entidad obtiene financiación a través de subvenciones.

Es la ACAF quien contacta con las comunidades informales para saber si están interesadas en organizarse como una comunidad autofinanciada. La Asociación las acompaña en el proceso de formación de la comunidad durante un periodo variable de 6 a 8 meses, dando apoyo técnico y metodológico a las personas miembros.

¿Cómo funcionan las CAF?

Imaginemos una pequeña caja y un grupo de personas que se reúne regularmente para depositar los ahorros. Esta caja sirve de fondo común para que quien lo necesite dentro de la comunidad pueda acceder a pequeños préstamos: una avería en casa, los libros escolares de los niños, una factura imprevista o, incluso, poder poner en marcha un pequeño negocio. La financiación de las CAF, por tanto, proviene de las mismas personas que forman parte de la comunidad.

Las comunidades se rigen por unos estatus establecidos y gestionados previamente y de manera exclusiva para sus miembros, sobre la base de la confianza mutua. Como las personas integrantes de las CAF son a la vez prestadores y prestatarios, la responsabilidad de cada una de las personas aumenta y se establecen vínculos de confianza mutua. Sin embargo, el principal punto fuerte de las CAF no es el apoyo económico, sino la unión comunitaria y la red de apoyo que representa para las personas que forman parte. Según nuestros datos, un 70% de las personas que pertenecen a estas comunidades lo hacen por la red social que generan. Por lo tanto, si bien las CAF se organizan a partir de unas reuniones donde las socias añaden ahorros en la caja, devuelven créditos pendientes y / o piden créditos nuevos, estos encuentros son también un momento para hacer vida social, un espacio para el traspaso de información, el intercambio relacional y la creación de vínculos.

¿Qué requisitos hay para formar una CAF?

El marco que establece la ACAF para formar los estatutos de la comunidad es amplio. Una de las reglas básicas es que cualquier persona, para pedir un crédito, debe ser miembro de la comunidad y ahorrar dinero. Por otra parte, una persona no puede tener dos créditos activos al mismo tiempo. Algunas de las cuestiones que las miembros de la CAF deben decidir por sí mismas a la hora de definir los estatutos son:

  • Fijar un crédito máximo. Puede ser una cuantía absoluta (por ejemplo, 500 €), o proporcional a lo que la persona que solicita el crédito ha ahorrado (por ejemplo, limitar el crédito al triple de dinero que ha ahorrado la persona miembro desde que está en la comunidad).
  • Avales. Poder utilizar a otros miembros de la comunidad como avales para ampliar la cuantía de un crédito.
  • Establecer intereses. Si la CAF decide fijar unos intereses a los créditos, los beneficios se reparten a finales de año entre las miembros, en función a los ahorros que han generado el año en cuestión.
  • Cómo gestionar los ahorros. El ACAF da a las CAF una caja metálica con llave para guardar los ahorros de las personas miembros, pero las CAF pueden decidir abrir una cuenta bancaria para guardarlos. Este paso se lleva a cabo, principalmente, cuando hay una cantidad de dinero importante.

¿Cuáles son los beneficios de asociarse en comunidad?

Las miembros de las CAF son personas que se pueden encontrar en una situación de vulnerabilidad social relevante y con una reducida capacidad de ahorro. Estar dentro de una CAF da a estas personas dignidad, porque la alternativa ante un imprevisto en sus economías domésticas puede ser tener que recurrir a una entidad de caridad (Cruz Roja, Cáritas) o Servicios Sociales, con la consecuente carga social y de prejuicios que generan estos servicios. En cambio, solicitar un crédito a la CAF no les genera esta sensación negativa, no tienen la percepción de estar pidiendo un favor, sino que están ejerciendo un derecho que tienen como miembros de la comunidad. Por tanto, tal y como se señala en la ACAF, las CAF rompen las dinámicas de dependencia de las personas vulnerables con la administración pública y avanzan en la autogestión y la corresponsabilidad.

Las CAF se convierten en una estrategia de empoderamiento personal y colectivo. Personas con una capacidad de ahorro reducido, aunando esfuerzos pueden generar un elemento de seguridad ante posibles imprevistos. Asimismo, el esfuerzo en la capacidad de ahorro personal permite introducir en el imaginario personal que es posible intervenir en la propia realidad y por tanto, aleja el fantasma del victimismo.

¿Cuál es el perfil de la persona miembro de una CAF?

A la ACAF hemos identificado que hay un componente cultural muy importante en el establecimiento de las comunidades como CAF. Muchas de estas comunidades están formadas por personas recién llegadas que vienen de culturas donde el trabajo comunitario y la confianza mutua están más arraigadas. La lógica de las personas autóctonas es ahorrar a las instituciones formales, a las entidades bancarias, y a título individual o, como máximo, en familia. La confianza es un factor clave y, por este motivo, es uno de los ámbitos que se trabajan durante los primeros encuentros entre la CAF y las personas responsables de la ACAF que hacen el acompañamiento.

En cinco años, a las personas responsables de la ACAF nos gustaría tener más visibilidad para llegar a más comunidades informales, ya que actualmente nuestra capacidad de impacto es limitada.

Altres notícies destacades

Banner Convocatòria General de Subvencions 2021.

Abierta la convocatoria de subvenciones ordinarias para el 2021

24/12/2020 - 09:16

El lunes 11 de enero a las 16 horas se hará la sesión informativa sobre la convocatoria con atención al ámbito de las personas con discapacidad. Será en formato virtual.

VI Feria de Consumo Responsable y de Economía Social y Solidaria: ¡#TenemosLaReceta para la transición ecosocial!

11/12/2020 - 14:48

Del 18 al 30 de diciembre, podrá visitar la feria a la p laza de Cataluña

Un proceso colaborativo que sigue: la gobernanza de la estrategia de la ESS convierte en órgano de participación municipal.

11/12/2020 - 11:33

La Estrategia de la ESS 2030 nace de una gobernanza compartida que se mantendrá durante su implementación.