Las políticas públicas locales previstas en el Plan de impulso a la Economía Social y Solidaria responden a dos grandes objetivos generales: la promoción y el refuerzo de la Economía Social y Solidaria.  

Promoción

Se trata de medidas de sensibilización y difusión para normalizar la Economía Social y Solidaria, establecer simpatías, otorgarle receptividad social y estimular la participación ciudadana.

También incluye medidas de impulso para generar nuevas iniciativas, así como transformar sociedades mercantiles ya existentes en entidades de Economía Social y Solidaria, o aproximarlas a estas.

Refuerzo

Estas medidas quieren fortalecer y mejorar las iniciativas de Economía Social y Solidaria ya existentes para consolidarlas y desarrollarlas, así como para mejorar la articulación socioempresarial, sociopolítica y sociocomunitaria.


La perspectiva de género y la integración social son transversales a los objetivos y actuaciones de este plan. Por este motivo, siempre se intentará garantizar un acceso equitativo de colectivos históricamente excluidos del mercado laboral, de manera que participen en la toma de decisiones, la financiación y el discurso público.

El abanico de recursos que se ofrecen para cumplir estos objetivos son, entre otros, formación, ayudas económicas, contratación pública responsable, financiación, asesoramiento y acompañamiento, participación directa, cesión de espacios y materiales, detección de oportunidades y de necesidades sociales e impulso de ventajas fiscales.


 

Objetivos Plan Impulso