Barcelona retoma este curso la actividad de Patios Escolares Abiertos al Barrio

Barcelona recupera este fin de semana la actividad de los Patios Escolares Abiertos al Barrio, después de que se detuviera a consecuencia de la pandemia de la covid-19. Se trata de un programa municipal que ofrece los patios de centros educativos públicos de la ciudad como espacios de uso público abiertos a toda la ciudadanía con el objetivo de generar comunidad y nuevas oportunidades de juego en el tiempo libre.

En total, 53 patios distribuidos en los diez distritos de la ciudad abrirán a lo largo del curso fuera del horario escolar, con horarios de mañana, tarde durante los fines de semana y período de vacaciones según cada caso. Podéis consultar qué patios abren en cada distrito, el calendario y los horarios a través de la web de Educación del Ayuntamiento de Barcelona. A medida que avance el otoño y en la medida que vayan terminando las obras de mejora que se están haciendo, se irán incorporando hasta un total de 10 patios más, por lo que la cifra final será de 63.

De los patios abiertos, hay 15 que son o bien refugios climáticos o que forman parte del programa Transformem y por lo tanto han sido naturalizados y son más verdes, coeducativos y comunitarios.

Cada patio escolar cuenta con un servicio de monitor que abre y cierra el patio dentro de los horarios previstos, vela por el buen uso de las instalaciones, y hace que los patios abiertos sean un ágora de encuentro donde las personas comparten tiempo de juego y de actividad física y deportiva con otras personas, generando vida comunitaria. Sin embargo, los y las menores que hagan uso quedan bajo la responsabilidad de sus acompañantes adultos.

Los patios escolares abiertos al barrio, quieren potenciar las oportunidades de juego en el tiempo libre para niños, jóvenes y sus familias, así como para personas adultas en general, y promover los usos de los centros educativos como equipamientos de barrio. Son espacios donde se fomentan valores y actitudes de respeto, de cooperación, de esfuerzo y de responsabilidad de los niños y de los jóvenes mediante el juego compartido. De este modo, este programa abre la escuela en el barrio y contribuye a hacer barrios más educadores.

Esta iniciativa municipal cuenta también con el apoyo de entidades educativas y sociales de la ciudad, la colaboración de los distritos municipales y del Consorcio de Educación de Barcelona.

 

Compartid este contenido