Ciudad Refugio responde a las propuestas de los chicos y las chicas de la ciudad

El plan “Barcelona, ciudad refugio” ha dado respuesta a las sugerencias que envió al Ayuntamiento el alumnado de los centros educativos que participaron durante el curso pasado en la Audiencia Pública a los chicos y las chicas, que en esta 22.ª edición se centró en el derecho de asilo y la acogida en la ciudad. Vivienda, CIE, sensibilización o interculturalidad son las principales preocupaciones de los 1.700 jóvenes de Barcelona que participaron.

La Audiencia Pública a los chicos y las chicas de Barcelona es una forma de participación que permite al alumnado de sexto de primaria, secundaria y educación especial de la ciudad presentar propuestas al Ayuntamiento sobre el tema a debate. El objetivo es establecer unos espacios de diálogo y de intercambio de ideas que den voz a los ciudadanos más jóvenes de la ciudad y les permita educarse con respecto a la práctica de la participación cívica.

La 22.ª Audiencia Pública a los chicos y las chicas, que se desarrolló durante el curso 2016-2017, se centró en la acogida de personas refugiadas, un tema que los centros trabajaron a lo largo de todo el curso. Después de un proceso colectivo de reflexión sobre el plan “Barcelona, ciudad refugio”, emprendido por el Consistorio en el 2015, los jóvenes presentaron sus conclusiones, demandas y compromisos el 23 de mayo a los representantes municipales durante una audiencia pública presidida por Jaume Asens, teniente de alcaldía de Derechos de Ciudadanía, Participación y Transparencia.

“Muchas demandas que proponéis las estamos trabajando y muchas las intentaremos hacer efectivas. Si no lo conseguimos, esperamos que vosotros lo hagáis para nosotros”, les dijo Asens.

El turno del Ayuntamiento

Una vez presentado el documento que recoge sus reflexiones, los jóvenes pasaron el relevo al Ayuntamiento. Ahora le toca al Consistorio contestar las propuestas. El documento de respuesta a las propuestas de la 22.ª Audiencia Pública se presentará formalmente el lunes, 18 de diciembre, a la Comisión de Seguimiento integrada por chicos y chicas participantes en el programa de la audiencia, y encargada de llevar a cabo el seguimiento de las acciones de respuesta de los temas que plantearon en los manifiestos.

El documento reúne temáticamente las posiciones, sugerencias y propuestas de los chicos y las chicas sobre la acogida de personas refugiadas en la ciudad, y contesta las iniciativas que plantean, dándoles información sobre lo que ya se está haciendo desde el Consistorio y las entidades o bien explicando mejor el contexto y la problemática.

“Barcelona, ciudad refugio” también hace suyas algunas de las propuestas de la juventud y las pone en marcha. Este fue el caso, por ejemplo, del vídeo que se elaboró para promover la celebración, el 20 de junio, del Día Mundial de las Personas Refugiadas, que recogía la propuesta de la Audiencia Pública a los chicos y las chicas de difundir una campaña audiovisual en el metro, entre otros espacios, con el testigo de perfiles diferentes de personas refugiadas.

“Barcelona, ciudad refugio” también propone a los jóvenes implicarse y desarrollar actividades que ellos mismos sugieren, como crear un programa de radio con entrevistas a personas refugiadas y solicitantes de asilo. “¿Y si sois vosotros los que lo organizáis?”, les responde el Consistorio, informándolos sobre las emisoras de radio de barrio de la ciudad que podrían ser accesibles.

Con sus planteamientos, los chicos y las chicas de la ciudad abordan problemas asociados a la acogida de personas refugiadas en la ciudad, como es el de la vivienda. Las soluciones que proponen son variadas. Algunas se parecen a iniciativas que ya están en marcha, como compartir habitación en pisos de estudiantes, una alternativa similar a la que ha emprendido la plataforma Refugiats Benvinguts, que tiene el apoyo del Ayuntamiento y que promueve en Barcelona una experiencia de viviendas compartidas.

El alumnado propone otras soluciones, como habilitar edificios vacíos o abandonados. Algunas son muy concretas y de proximidad, para poner en marcha a escala de Distrito: “Pedimos habilitar espacios públicos o privados para poder acoger a personas refugiadas, como la sede del Distrito, la Asociación Sociocultural La Indomable, el Centro Abierto Arrels o pisos vacíos.”

Vías seguras

Los chicos y las chicas de la ciudad se pronuncian con claridad en aspectos polémicos. La posición más clara es sobre el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca, del cual piden el cierre. “Creemos que no es coherente que una ciudad que quiere acoger a más refugiados los aísle en un centro donde no se respetan los derechos humanos”, denuncian.

También proponen pedir al Estado que se eliminen las mafias que trafican con personas y “crear nuevas rutas de éxodo, más seguras” para facilitar la huida de las personas refugiadas. El Ayuntamiento les asegura que el establecimiento de vías seguras de llegada a Europa es la reivindicación principal en los gobiernos y las instituciones europeas, pero reconoce que está lejos de conseguirlo. “Continuaremos esta demanda al Estado y a los foros internacionales en los cuales Barcelona tiene representación”, se compromete.

Compartid este contenido