Comedores escolares con alimentos más sanos y sostenibles

El curso 2021-2022, 36 escuelas e institutos de Barcelona, públicos, concertados y privados, participan en el proyecto “Comedores escolares más sanos y sostenibles”. La iniciativa, supervisada por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), tiene como objetivos promover una alimentación más saludable, combatir la emergencia climática y fortalecer la economía local y de temporada. Los centros ofrecen menús con menos carne roja, más proteína vegetal y más alimentos de proximidad.

El proyecto «Comedores escolares más sanos y sostenibles» consolida su expansión después del plan piloto que se llevó a cabo el curso pasado, en el que participaron seis escuelas. Este año la cifra de centros adheridos a la iniciativa supone casi el 10 % de las escuelas y los institutos con servicio de comedor de la ciudad.

Bajo la tutela de la Agencia de Salud Pública de Barcelona y con la colaboración del Consorcio de Educación de Barcelona, el proyecto ofrece asesoramiento profesional, formación y seguimiento a los centros educativos y las empresas de restauración y servicio de monitores de los comedores escolares y, además, da material de apoyo y recomendaciones a las familias con el fin de instaurar menús escolares que promuevan una alimentación más saludable y sostenible.

Más alimentos de proximidad y de temporada

La ASPB evaluó la situación inicial de las escuelas y los institutos adheridos al proyecto y constató que, si bien en general se cumplían los criterios de alimentación saludable, el 67 % de los comedores no ofrecían ninguna propuesta de segundo plato con proteína vegetal durante la semana. También se detectó la necesidad de reducir el uso de alimentos precocinados, aumentar el uso de aceite de oliva, promocionar los alimentos de producción ecológica, de proximidad y frescos e incrementar los productos de temporada.

Con la implementación del proyecto «Comedores escolares más sanos y sostenibles» se han conseguido instaurar raciones semanales adecuadas de pescado, huevos, carne y proteína vegetal, se utiliza aceite de oliva para freír, aumenta la fruta de postre, se consumen pan y pasta integrales, se reduce el uso de congelados y hay un incremento de la verdura y la fruta de proximidad y de temporada.

La alimentación sostenible, un paso más en la lucha contra el cambio climático

La iniciativa «Comedores escolares más sanos y sostenibles» es una de las medidas incluidas en la Declaración de la emergencia climática de la ciudad y también forma parte de la agenda de Barcelona como capital mundial de la alimentación sostenible este 2021. El sistema alimentario actual es responsable de entre el 21 % y el 37 % de los gases de efecto invernadero.

En este sentido, del 14 al 24 de octubre se celebra en la ciudad la Semana Ciudadana de la Alimentación Sostenible, que llenará varios espacios de Ciutat Vella y otros distritos de actividades para concienciar a la ciudadanía y ofrecer recursos que contribuyan a la transformación del modelo alimentario.

Compartid este contenido