La Superilla de Sant Antoni se amplía por Borrell i Tamarit

01/02/2019 - 10:30 h

Obras. La Superilla de Sant Antoni estrenará nueve tramos pacificados a finales de verano: Conde Borrell entre Floridablanca y la Gran Via de les Corts y Tamarit entre Viladomat y Calàbria.

La Superilla de Sant Antoni estrenará nueve tramos pacificados a finales de verano: Conde Borrell entre Floridablanca y la Gran Via de les Corts y Tamarit entre Viladomat y Calàbria.

Después de las fiestas de Reyes empezaron las obras en la calle Comte Borrell en el tramo entre Floridablanca y la Gran Via de les Corts Catalanes. La excavadora ha levantado ya buena parte del asfalto para convertir esta sección de calle en plataforma única, como la que se pacificó la primavera pasada entre Floridablanca y Manso. Los trabajos que se llevarán a cabo son básicamente la pavimentación de las aceras, la conversión de la calzada en plataforma única, la renovación del alumbrado y mobiliario urbano con zonas de estancia, la plantación de arbolado y la creación de parterres con vegetación.

En paralelo, también ha empezado con los mismos criterios de actuación la ampliación de la superilla por la calle Tamarit, entre Viladomat y Calabria, enlazando así con el eje verde de la avenida Mistral. El espacio de obras quedará cortado al tránsito rodado en la calle Viladomat. El acceso a los vados y servicios de la avenida de Mistral y de este tramo de la calle Tamarit, se hará desde Calabria, en doble sentido de circulación.

Una Superilla que todavía crecerá más

En unas próximas fases, todavía sin fecha, la calle Comte Borrell se pacificará hasta la avenida Paral·lel y la cruz de Tamarit se alargará hasta la Ronda de Sant Antoni y la calle Parlament formará también otra cruz de la Superilla entre Viladomat y Ronda Sant Pau. Con estas actuaciones se recuperarán más de 21.000 m2 de espacio público para los peatones, que conjuntamente con los 5.000 m2 de las plazas del Mercado de Sant Antoni suman un total de 26.000 m2 de superficie.

¿Qué es una superilla?

Las superillas se configuran como unidades urbanas constituidas por la suma de diversas islas de casas en que se pacifican las calles para recuperar espacio público para los peatones, se limita el tráfico motorizado y se da prioridad a la movilidad sostenible y al espacio público de uso vecinal. También contribuyen a regular el volumen de agua freática gracias a que se aumenta la permeabilidad de la ciudad con la incorporación de nuevos espacios verdes.