Se reanuda el diálogo con la Generalitat para recuperar la inversión social

30/07/2019 - 17:58 h

Ayuntamiento. Se calcula que la deuda ciudadana del Gobierno catalán con Barcelona es de 280 millones de euros.

A principios de octubre se convocará la Comisión Mixta Bilateral Ayuntamiento-Generalitat para atender el déficit de inversión del Gobierno catalán en la ciudad y establecer las prioridades en los ámbitos de la vivienda, las ‘escoles bressol’, el transporte público, la agenda climática y otros servicios básicos que son competencia compartida de ambas administraciones.

VÍDEO. Ada Colau: “Hace demasiado tiempo que tenemos lo que denominamos la deuda social, la deuda ciudadana, que es básicamente la desinversión que la Generalitat desde el 2011 ha ido realizando en muchos de los servicios públicos básicos de nuestra ciudad.”

La primera reunión institucional entre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, después del periodo electoral, ha servido para reiniciar las relaciones entre ambas administraciones y recuperar la Comisión Mixta Bilateral Ayuntamiento-Generalitat, que se reunirá de nuevo a principios de octubre y servirá para establecer prioridades y acuerdos en materias que son de competencia compartida, como la vivienda, las escoles bressol, el cambio climático, los servicios sociales o la sanidad.

Más inversión social y aprobación de unos nuevos presupuestos

El Ayuntamiento de Barcelona calcula que desde el 2011 se ha producido una desinversión en servicios públicos básicos por parte de la Generalitat de Catalunya en la ciudad de 280 millones de euros. El Consistorio ha requerido al Gobierno catalán a aumentar la inversión anual en 30 millones de euros y a aprobar unos nuevos presupuestos que incluyan las demandas del Ayuntamiento de Barcelona.

Reducción de la emergencia habitacional

En cuanto a la vivienda, el Consistorio ha solicitado a la Generalitat que incremente la dotación de pisos en unas mil viviendas para atender los casos más urgentes de la lista de espera de la mesa de emergencia de la vivienda. A largo plazo se establece la colaboración entre las dos administraciones para incrementar las promociones de vivienda de alquiler público y asequible y las ayudas para el alquiler.

Movilidad sostenible y lucha contra la contaminación

Para combatir la emergencia climática, el Ayuntamiento y la Generalitat de Catalunya trabajarán conjuntamente para reducir la contaminación atmosférica y para aplicar la zona de bajas emisiones, que será permanente a partir del 1 de enero de 2020. Las administraciones también avanzan en la futura conexión del tranvía para iniciar las obras del primer tramo entre las Glòries y Verdaguer. También se requerirá al Estado más inversión para reducir el déficit en infraestructuras en Barcelona y mejorar la movilidad de la red ferroviaria de Cercanías.