¿Sabes en qué lugares de Barcelona vivió Antoni Gaudí?

27/10/2015 - 08:10 h

Memoria histórica. Son 6 localizaciones repartidas por diferentes distritos de la ciudad que explican la evolución personal y profesional del arquitecto.

Antoni Gaudí vivió en Ciutat Vella, en L’Eixample y en Gràcia, diferentes distritos que marcan las diferentes épocas por las que pasó el arquitecto desde que llegó a Barcelona.

Cuando Antoni Gaudí dejó Reus para venir a estudiar arquitectura a Barcelona, ​​se instaló con su hermano en Ciutat Vella, concretamente en el barrio de Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera, en 1868. Su familia, de origen humilde, vendió unos terrenos para que sus hijos pudieran estudiar, y esa zona era la más económica que encontraron.

Vivieron en el número 12 de la plaza de Montcada, y luego se mudaron muy cerca, al número 10 de la calle de Espaseria. Ambas viviendas, junto a Santa Maria del Mar, sirvieron de inspiración arquitectónica a Gaudí. Después vivió en el número 16 de la calle de Verdaguer i Callís, donde residía una tía suya y donde unos años después se construyó el Palau de la Música Catalana, uno de los símbolos modernistas de Barcelona. El último lugar de Ciutat Vella donde vivió Gaudí fue el número 26 de la calle de Sant Rafael, en la esquina con la rambla del Raval.

Mientras vivía en Ciutat Vella, Antoni Gaudí vestía bien, iba a las tertulias que se organizaban en varios bares del centro y estaba alejado de la vida religiosa. Pero una vez comenzó a recibir encargos profesionales, fue cambiando de manera de vivir y también de distrito.

La mayoría de sus clientes eran de la burguesía barcelonesa y vivían en el distrito de L’Eixample. Entonces Gaudí decidió cambiar de domicilio y se trasladó cerca de una de las fábricas de mobiliario modernista más conocida de la época. Primero vivió en el número 370 de la calle del Consell de Cent, y luego se mudó al número 339 de la calle de la Diputació.

Finalmente Gaudí se instaló en la Casa Rosada del Park Güell, una vivienda que compartió con su padre, que murió al cabo de 1 año, y con su sobrina, que murió 6 años después. Cuando Gaudí se quedó solo, estaba inmerso en el proyecto de la Sagrada Família y terminó viviendo en el obrador del templo expiatorio hasta que murió.