Se ocupan los primeros bajos de protección oficial en Ciutat Vella