Barcelona Cultura
  • La fundación
  •  

Información institucional y organizativa

La Fundación Julio Muñoz Ramonet se creó en 1994 para responder a la última voluntad del empresario que murió en 1991. En su testamento legaba a la ciudad su finca de la calle de Muntaner con todo su contenido. No fue hasta julio de 2013, después de años de litigio en los tribunales, que el Ayuntamiento de Barcelona recibió las llaves de la finca. Junto con la vivienda, el empresario dejó parte de su colección de arte compuesta por pinturas, retablos y objetos artísticos de los periodos comprendidos entre el Barroco y el siglo XX, procedentes en su mayoría de la antigua colección Bosch i Catarineu. En la toma de posesión de la finca no se encontraron las obras de arte que tenían que estar depositadas según las disposiciones testamentarias.

Según definen sus estatutos, la Fundación tiene por objeto la adquisición, conservación y mantenimiento de las fincas situadas a las calles de Muntaner, 282-290 y de Avenir 26-28, en la ciudad de Barcelona, incluidos parque y jardín, con todo su contenido completo, para procurar su visita al público en general, como fomento, divulgación y defensa de la cultura, la promoción de la cultura y las artes en general, y la difusión del patrimonio cultural del Sr. Julio Muñoz Ramonet.

En el último testamento hecho el abril de 1988, Muñoz Ramonet dispuso un legado que se concretaba de la manera siguiente:

C) la finca de Barcelona Muntaner 282-288 pasará, incluyendo el parque y el jardín así como el palacio en Porvenir 26-28 con todo su contenido completo, a una Fundación que llevará mi nombre. La Fundación tendrá como finalidad la conservación y mantenimiento de estas instalaciones y su visita y aprovechamiento útil por el público bajo el Patronato de la Ciudad de Barcelona;

Con la finalidad de cumplir con esta misión, la Fundación realiza las siguientes acciones:

La búsqueda para la recuperación del legado no entregado, es decir, de las obras de arte que tenían que estar depositadas en la mencionada finca según las disposiciones testamentarias y que por sentencia del Tribunal Supremo se encuentra en proceso de ejecución.

La catalogación, valoración, custodia y actuaciones de conservación preventiva de los objetos, obras de arte y muebles que han quedado en los dos edificios como parte del legado, con el objetivo de preservar las piezas de valor patrimonial para que puedan exponerse con las condiciones de limpieza y seguridad adecuadas.

La restauración y mejora del jardín y de la casa principal para hacer posible la voluntad testamentaria de que pueda ser visitada por todos los ciudadanos.

La elaboración del proyecto y el plan de usos que responda a la voluntad testamentaria de fomento, divulgación, defensa de la cultura y promoción de las artes en general así como definir una línea temática de búsqueda y reflexión que configure a la Fundación como centro cultural especializado.