Barcelona Cultura
  • El jardín
  •  

Normas de usos

Normas básicas que regulan los usos del jardín en horario de apertura al público en general.

La Fundación tiene el encargo de su Patronato de promover el uso y disfrute del jardín para los vecinos y la ciudadanía en general teniendo la cuenta las características especiales del mismo y sin malograr sus condiciones de jardín histórico. Se trata de la promoción del paseo y la estancia en el jardín así como de algunas actividades de pequeño formato que se puedan desarrollar con determinadas condiciones.

En este sentido, la apertura al público en general de estos espacios exteriores en horario diurno, hace necesaria la regulación de los usos y actividades admisibles sin poner en peligro su supervivencia y establecer qué se tienen que prohibir atendida la singularidad del lugar.

La concepción original del jardín para ser de uso privado y la alta fragilidad del mismo hace que sea recomendable la limitación de usos y que básicamente consisten en;

Limitar y/o prohibir la entrada de perros con el objetivo de preservar la vegetación existente (quedan excluidos de esta limitación los perros guía).

Remarcar que no es un espacio para juegos infantiles (no hay área de juegos infantiles) y que tampoco es un espacio para fiestas infantiles, de aniversario o similares.

No es un espacio donde se puedan realizar actividades con pelotas o similares y no se puede circular en bicicleta.

No se pueden utilizar los estanques para actividades acuáticas como por ejemplo juegos de barcos o similares, baños, natación, remojar los pie o cualquier otra parte del cuerpo. Tampoco pueden servir para lavar ropa o similar.

El césped del jardín no se puede pisar. Debido a la tipología de la vegetación y a la baja superficie de césped. Hay que remarcar que las condiciones de sombra no permiten una rápida regeneración de la vegetación implantada.

No es un espacio que permita actividades deportivas de ningún tipo (excepto competiciones de domino, ajedrez o de juegos de mesa que previamente tienen que ser autorizados por la Fundación).

Los elementos que no son habituales en otros jardines o áreas públicas como por ejemplo el césped en medio de los caminos, las escaleras patrimoniales y los muros patrimoniales, así como los recorridos no accesibles están informados y señalizados.

En consecuencia, queda prohibido en todo el espacio exterior y jardín:

La entrada y de perros.

Juegos con pelotas.

Bicicletas (incluidas las de niños).

Picnic.

Salir de los caminos marcados.

Pisar el césped.

Hacer ruido.

Coger frutos y flores.

Arrancar plantas.

Utilizar los estanques.

Son actividades admitidas:

Pasear, leer, pintar, estarse, charlar, embelesarse.

Comida y beber en el jardín siempre y cuando no se realice un picnic y no se tiren los restos.

Escuchar música siempre y cuando los decibelios no superen el límite de 30 (excepto en caso de conciertos públicos en que puede ser excepcionalmente más alto).

Son actividades admisibles previa autorización de la Fundación, y con la imposición de determinadas condiciones:

Visitas guiadas propuestas por guías autorizados.

Competiciones de dominó, ajedrez o de juegos de mesa, siempre y cuando se cierre el acceso a la zona de césped y se limite completamente la entrada en las zonas de vegetación.

Sesiones fotográficas y filmaciones, con las mismas restricciones que en el caso anterior.

Conciertos reducidos siempre y cuando se limite la entrada en las zonas de vegetación. El aforo queda limitado a disposición de personas que hay en la zona de pavimento (150 personas como máximo).

Recepciones en la zona del jardín, con las mismas condiciones que en el caso anterior.

En el caso de las actividades admisibles previstas a los apartados 4 y 5, habrá que disponer de unos servicios mínimos de WC que se tendrán que instalar provisionalmente en el lugar que indiquen los servicios técnicos de la Fundación y con las características técnicas compatibles con el lugar donde se sitúen y cumpliendo la normativa de seguridad e higiene correspondiente.

Así mismo los organizadores tendrán que cumplir con la normativa de seguridad, evacuación, etc... , que se requiera por parte de los organismos competentes.

El Patronato de la Fundación establecerá las tarifas de precios correspondientes en cada caso para la celebración de aquellos actos que lo considere pertinente, así como la imposición de las garantías adecuadas para la preservación de los espacios utilizados.