Barcelona impulsa la transformación digital de los servicios de limpieza y gestión de residuos de la ciudad

Impulso a la mejora de procesos basada en la reingeniería para consolidar la transformación digital de los Servicios de Limpieza y Gestión de Residuos para conseguir una organización digital donde la persona se encuentra en el centro.

La limpieza y recogida de residuos es uno de los servicios municipales con mayor impacto sobre el espacio público de la ciudad, así como de mayor dificultad con respecto a su gestión. En los próximos años, afronta un conjunto de retos de gran complejidad tanto desde el punto de vista operativo, como organizativo y digital: la estrategia Residuo Cero, el fomento de la recogida selectiva y la prevención o la recuperación y reutilización de recursos, entre otros.

Desde el IMI, se ha ejecutado este plan, que entrará en vigor en los próximos años donde los principales objetivos son corresponsabilizar a la sociedad en la minimización de la generación de residuos para contribuir a la sostenibilidad y afrontar el cambio climático y, paralelamente, apoderar tecnológicamente al personal de los Servicios de Limpieza y Gestión de Residuos para que puedan focalizarse en tareas estratégicas y de valor añadido. De esta manera, se pretende recuperar el conocimiento para anticipar, prever y planificar los servicios de limpieza y recogida de residuos.

Ejes del nuevo modelo: 130 mejoras identificadas y 40 proyectos en marcha

El Plan estratégico diseñado propone un modelo de gestión con una visión transversal de los órganos de gestión y gobierno del servicio, y busca agilidad en la toma de decisiones. Con la colaboración y coordinación entre los técnicos de la Dirección de Servicios de Limpieza y Gestión de Residuos y la accesibilidad a la información, se han establecido los siguientes 4 nuevos ejes en las más de 130 mejoras identificadas y los 40 proyectos estructurados:

  • Mejora en la eficiencia, eficacia y cultura para alcanzar la excelencia en la prestación del servicio.
  • Liderazgo activo: implementación de la estrategia municipal del Residuo Cero.
  • Gestión más ágil, transparente y orientada a los datos, haciendo especial énfasis en la cooperación entre departamentos.
  • Proximidad a los agentes clave, comunicación efectiva y colaboración, para conseguir la relevancia necesaria e impacto para liderar el cambio.

Back to top