Barcelona inicia la temporada de baño en las playas con medidas de control de aforo

Se implementa de forma progresiva un sistema de control de afluencia a las playas de la ciudad que prevé restringir el acceso en caso de que la concentración de personas no permita garantizar la distancia de seguridad.

En este inicio de temporada de baño, a la fase 2 de desescalada, se está implementando, de forma progresiva, una serie de medidas específicas de prevención de la salud en el marco de la emergencia sanitaria derivada de la Covid-19. Aparte de las actividades ya permitidas, hacer deporte y pasear, a partir de hoy, está permitido el baño recreativo y estar en la arena, siempre manteniendo la distancia de 2 metros con otras personas y con medidas de control de la afluencia de usuarios.

Las primeras medidas para regular el aforo se han empezado aplicar, de forma progresiva, a las playas del distrito de Ciutat Vella, que son los que habitualmente registran más empleo: la playa de San Sebastián, Sant Miquel, Barceloneta y Somorrostro. Posteriormente, las medidas se aplicarán al resto de playas de la ciudad situadas en el distrito de Sant Martí: Nueva Icària, Bogatell, Mar Bella, Nova Mar Bella, Levante y Baños del Foro.

El control del aforo se hará mediante unos videosensors, un sistema que dará información en tiempo real sobre el volumen de playa ocupada y, por lo tanto, se podrá conocer en tiempo real cuál es el empleo de las playas en cada momento. El sistema avisará cuando el aforo supere el estipulado y no identifica a personas, sino que detecta sombras y las contabiliza como personas.

Se desplegarán un total de 18 vídeosensors, los cuales captarán un fotograma cada 5 minutos y se enviarán de manera automatizada a un servidor central, con las medidas de seguridad adecuadas como por ejemplo, la encriptación de la información. En este servidor central, se calculará el aforo mediante algoritmos de inteligencia artificial y de otros algoritmos de proceso de imagen, con éstos se conseguirá calcular uno aproximado del aforo de las playas en concreto. Esta información se enviará a un centro de control en donde, con combinación de otra información desplegada por la Guardia urbana y de los informadores, se podrá calcular el aforo total de las playas.

Mientras se hace la instalación de los vídeosensors, de momento la información del sistema se basará en la visualización a pie de arena de los informadores de las playas, contrastada con la información que se disponen de las cámaras científicas, instaladas en la Torre Mapfre, gestionadas por el Instituto de Ciencias del Mar.

Para hacer la regulación de acceso, en estas cuatro playas de la ciudad se instalará un sistema de vallas naturalizadas, con estacas de madera y cuerda, con puntos de entrada por si en algún momento, debido a la concentración de personas, se tuviera que restringir temporalmente el acceso en alguna playa. Además, en caso de un alta concentración en una zona determinada se informará los usuarios y usuarias de otras playas que tengan menos empleo y también se harán avisos para que las personas no se concentren en la zona de la cerca del mar.

En los accesos de las playas, complementariamente, se instalarán torretas informativas con las medidas que hay que tomar para acceder. Una información que también se emitirá durante toda la jornada a través del sistema de megafonía de las playas. Además, en la web municipal de playas se podrá consultar toda la información actualizada y también cuál es el empleo de las playas de la ciudad. Se recomienda a todos los usuarios y usuarias hacerlo antes del desplazamiento en la playa.

Más información

Back to top