Innovación social para mejorar el bienestar del vecindario de Barcelona

Servicios sociales. Se destinarán 13,5 millones a diferentes proyectos de innovación social durante los próximos tres años.

La nueva Medida de gobierno de innovación social, que se presentará en el Pleno municipal del mes de febrero, desarrollará durante los tres próximos años casi cuarenta proyectos, con una dotación mínima de 13,5 millones de euros, con la voluntad de utilizar la tecnología y la innovación para dar una respuesta lo más amplia posible a la ciudadanía en el contexto de la crisis sanitaria, económica y social provocada por la COVID-19.

Todos los proyectos de la nueva Medida de gobierno de innovación social están diseñados desde una vertiente de colaboración público-social con la intención de encontrar nuevas soluciones tecnológicas que garanticen el derecho a los cuidados de toda la ciudadanía y que estos cuidados se hagan con un reparto de tareas lo más igualitario posible, reduciendo el actual sesgo de género.

Las medidas están estructuradas en tres grandes bloques: los proyectos para garantizar los derechos básicos y el empoderamiento de los ciudadanos, los proyectos comunitarios para avanzar hacia un nuevo modelo social de ciudad y las medidas para conseguir una transformación digital en las áreas sociales que ayuden a mejorar la atención a la ciudadanía.

Entre las cerca de cuarenta medidas incluidas en el plan, destacan sobre todo las siguientes:

Plataforma de apoyo a las familias monoparentales

Una nueva plataforma digital para dispositivos inteligentes que aglutine toda la información sobre el abanico de servicios municipales, entidades sociales y agentes privados que tiene la ciudad para las familias monoparentales y que permita mejorar la conciliación familiar.

Oficina Virtual de Atención Social (OVACS)

Planteada inicialmente como prueba piloto, permitirá comprobar la eficacia de ofrecer atención social a partir de espacios de comunicación virtual, con telepresencia de las profesionales, de manera que la ciudadanía pueda ser atendida de manera virtual desde equipamientos de referencia. La prueba piloto se pondrá en marcha en el nuevo centro de Trinitat Vella, en contacto directo con el Centro de Servicios Sociales de la Franja Besòs, y se extenderá progresivamente a las oficinas del Instituto Municipal de Vivienda (IMHAB), los puntos de asesoramiento energético (PAE), la Oficina de Prestaciones Sociales y el Servicio de Atención, Recuperación y Acogida (SARA), entre otros.

Mejora y ampliación del simulador web «Mis ayudas»

Desde el año 2018 el simulador de ayudas municipal permite a la ciudadanía consultar de una manera ágil y comprensible cuáles son las prestaciones a las que tiene derecho según la situación en que se encuentre. En el marco de la nueva Medida de gobierno de innovación social, se mejorará el simulador telemático para ampliar las prestaciones e incluir nuevas ayudas de ámbito estatal, autonómico y municipal, así como prestaciones en especie que recoge la Ley de dependencia, entre otras.

El robot social ARI (Asistente Robótico Inteligente)

El Asistente Robótico Inteligente (ARI), que surgió hace dos años con el reto «Cómo mejorar la calidad de vida de las personas mayores mediante la tecnología», de la fundación Mobile World Capital Barcelona, ya hace dos meses que está en fase de pruebas en tres viviendas, donde se quiere comprobar en un entorno real hasta qué punto el robot facilita el cuidado de las personas mayores y sirve para mejorar su situación particular y también la de las personas cuidadoras. El objetivo es que el robot pueda ayudar a detectar con rapidez situaciones de urgencia sobrevenida dentro de la vivienda, así como ayudar a las personas mayores a mantener la pauta de medicación adecuada, recordarles fechas de interés, como puede ser una visita médica, o resolver dudas concretas que puedan tener, por ejemplo.

Durante las próximas semanas se instalará en una decena de hogares más y, una vez termine esta primera prueba piloto y en el marco de la nueva Medida de gobierno de innovación social, el proyecto se extenderá a cincuenta viviendas más para ir comprobando la posibilidad de integrar más dispositivos digitales para que actúe como un asistente personal universal, por una parte, e incorpore funcionalidades terapéuticas adaptadas a cada situación personal particular, por otra.

En Barcelona hay cerca de 350.000 personas mayores de 65 años, de las que 90.000 viven solas. El 90 % de estas personas mayores quieren quedarse en su casa el máximo tiempo posible y evitar ir a una residencia o a casa de sus familiares y, por lo tanto, artilugios como el robot social ARI puede facilitar esta labor coordinándose con servicios específicos que ya existen, como el SAD o el Servicio de Teleasistencia Municipal, entre otros.

Ciudad de innovación social

La nueva medida de gobierno supone un paso más en la innovación social que desarrolla Barcelona desde que en el 2015 se pusieron en marcha varios proyectos con esta mirada, como las supermanzanas sociales desplegadas en el marco del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), el Banco del Movimiento, el espacio Barcelona Cuida, los alojamientos de proximidad provisionales (APROP), la cooperativa de quioscos impulsada por el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD), la Escuela de Segundas Oportunidades y los puntos de asesoramiento energético (PAE), entre otras iniciativas.

Back to top