La Zona de Bajas Emisiones, en funcionamiento

El Ayuntamiento estima que en torno a 40000 vehículos sin etiqueta han dejado de circular para Barcelona, reduciendo al 19% de NOx, desde la puesta en marcha del ZBE el pasado 2 de enero

La Zona de Bajas Emisiones (ZBE) ha permitido reducir en un 50% el número de vehículos contaminantes que circulan por la ciudad de Barcelona, con respecto al estudio de caracterización del parque circulante del 2017. Con respecto a las cámaras de control del cumplimiento del ordenanza, ya se han instalado un total de 44 de las 66 previstas poner en funcionamiento antes del 1 de abril.

Las cámaras de Barcelona están equipadas con la última tecnología y son uno de los sistemas de control más modernos que existen a nivel español. La tecnología de éstas permite registrar información estadística de manera anónima sobre los vehículos que entran a la ciudad y recogen información en relación a los parámetros de movilidad que pueden ser de gran utilidad para una mejor gestión del tráfico. De cara a futuro, el Ayuntamiento de Barcelona está trabajando con la unificación de los sistemas de cámaras que existen en la ciudad, de manera que todas puedan tener diversas funcionalidades al mismo tiempo, como por ejemplo el control de velocidad y el control de paso en la Zona de Bajas Emisiones.

El sistema capta todas las matrículas y descarta las de aquellos vehículos que no son sancionables, ya sea porque tienen la etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT), porque no tienen etiqueta pero disponen de autorización o porque son exentos. De esta manera la base de datos almacena sólo la matrícula de los vehículos que están incumpliendo la normativa. Actualmente, se envía un único aviso a los infractores que no cumplan la normativa para alertarlos de que están circulando por un ámbito que no les está permitido. A partir del 1 de abril se iniciarán las sanciones.

El IMI ha colaborado al proveer la red municipal por los puestos de control. Al inicio de esta iniciativa participó, junto con el área de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, en un estudio de cobertura con el fin de ubicar los puestos de control a la ciudad.

Aparte de sugerir la correcta ubicación de los puestos de control, también ha dado apoyo en la selección de los componentes de red y los requerimientos de arquitectura y seguridad de la nueva plataforma, a fin de que esté alineada con los sistemas de información del Ayuntamiento de Barcelona.

La ZBE es una medida que protegerá la salud de la población, porque la contaminación provocada por el tráfico, especialmente por NOx y las partículas en suspensión, tiene un fuerte impacto en la salud y es una causa de muerte prematura, se produjeron 351 casos vinculados el año 2018. La medida pretende cumplir los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Back to top