Sistemas de autoconsumo para edificios inteligentes en Barcelona

La medida se enmarca dentro del proyecto europeo GrowSmarter, uno de los proyectos “faro” Smart Cities, financiado por el programa de innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea

Barcelona ha sido una de las tres ciudades de referencia de la Comisión Europea (programa Lighthouse) que, junto con Estocolmo y Colonia, integró 12 soluciones innovadoras en el ámbito urbano para promover la innovación y la sostenibilidad en los sectores de la energía, la movilidad y las TIC, en trabas de grandes proyectos demostrativos que sirven de referente por otras ciudades europeas dentro del proyecto europeo GrowSmarter (proyecto europeo financiado por el programa de innovación e investigación Horizon 2020 de la Unión Europea).

El Instituto Municipal de Informática del Ayuntamiento de Barcelona es quien coordinó y lideró el proyecto en la ciudad, en donde se han ejecutado diferentes soluciones. Una de las actuaciones implementadas es la mejora de la eficiencia energética del centro terapéutico y educativo para jóvenes del proyecto Acompanya’m de Sant Joan de Déu, dentro del Monasterio de Valldonzella, en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi de Barcelona.

La solución de esta prueba piloto, ejecutada por Naturgy y IREC, permite gestionar de manera inteligente y autónoma la generación de energía fotovoltaica y su almacenaje en baterías por el autoconsumo, satisfaciendo las necesidades de servicio del edificio.

Esta prueba demuestra la viabilidad técnica y el abaratamiento de costes de la solución, mostrando el potencial por la integración de las energías renovables a gran escala. No sólo se mejora la gestión energética de edificios, también disminuye el impacto al medio ambiente reduciendo la huella de gases de efecto invernadero.

El sistema coordina de manera autónoma la carga y descarga de las baterías, y se comunica con el resto de elementos para tomar las decisiones. Incorpora tecnologías de inteligencia artificial, que aprenden el funcionamiento del centro en base a su comportamiento y experiencia. Éste integra factores como la previsión meteorológica, el precio de mercado de la energía, la previsión de la demanda del edificio.

El incremento significativo de las energías renovables, de naturaleza intermitente, y la irrupción masiva del vehículo eléctrico son la base de este nuevo escenario. Con el fin de gestionar esta intermitencia, es necesario disponer de un sistema de almacenamiento y control que optimice la energía. Eso permite utilizar la energía proveniente del sol para almacenarla y descargarla posteriormente cuando se prevén situaciones favorables, por ejemplo menores costes o emisiones de CO2.

Gracias a la implementación de las medidas en esta prueba piloto, se ha conseguido un índice de autosuficiencia proveniente de la instalación fotovoltaica del 20% del consumo energético, y una reducción del 17% en emisiones de CO2.

Back to top