You are here

El nuevo eje de Cristóbal de Moura, ganador de un premio 'Ciudad y Territorio'

Un eje verde y pacificado en Provençals del Poblenou

La transformación de la calle Cristóbal de Moura (entre Fluvià y Provençals) en un parque lineal, así como las calles transversales en calles verdes, ha recibido el premio (en su categoría B, ‘Actuaciones de alcance local en España’/Proyecto ‘Green Streets’) correspondiente a la 4ª edición del Premio Ciudad y Territorio-Albert Serratosa 2020. Este galardón tiene carácter anual y está instituido por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, de Madrid. La Fundación Caminos valora la propuesta hecha en este ámbito de Sant Martí para evolucionar hacia una ciudad verde y resiliente.

El pasado 30 de noviembre, la Fundación Caminos (Madrid), le otorgó al Instituto Municipal de Urbanismo (Ayuntamiento de Barcelona), el premio ‘Ciudad y Territorio-Albert Serratosa’ de la edición 2020, concretamente en la categoría B ‘Actuaciones de alcance local en España’/Proyecto ‘Green Streets’’ por un proyecto de mejora urbanística que ha sido liderado  por la Dirección de Servicios de Proyectos y Obras del IMU. En concreto, este galardón valora la propuesta ejecutada en este ámbito (tramo pacificado de Cristóbal de Moura) al distrito de Sant Martí, porque se constata la voluntad para evolucionar ‘hacia una ciudad verde y resiliente’.

De hecho, este primer tramo (que se extiende entre las calles Fluvià y Provençals) ha transformado en positivo esta zona, convirtiéndose en un nuevo eje verde con prioridad peatonal. Unas obras que finalizaron a finales de 2019 y que se extienden a lo largo de un gran espacio central de 26 metros de ancho, con aceras de 3,5 metros en línea de fachada, con zonas de estancia y ocio, juegos infantiles, un jardín lineal, zonas de paseo y un carril bici y uno de servicios.

La reurbanización de Cristóbal de Moura permite, pues, recuperar espacio público para el vecindario, con menos tráfico, más calidad del aire y zonas más agradables.

Predomina el verde, con 3.500 m², árboles que favorecen la biodiversidad, como corísias o jacarandas, que también aportarán zonas de sombra. Además, los arbustos y las plantas aromáticas como la salvia, el romero y la hiedra atraen insectos polinizadores.

Esta transformación ha incluido, también, la del entorno de Ca l’Alier, donde se ha recuperado la antigua fábrica, convirtiéndola en un nuevo centro de innovación y dinamizador de ‘start-ups’ y pequeñas y medianas empresas.

Finalmente, hay que subrayar que esta actuación se enmarca en el plan para revitalizar el ámbito del 22@, que a la vez incluye la remodelación de la calle Pere IV, el impulso de vivienda pública, equipamientos y espacios culturales populares en la antigua fábrica de L’Escocesa, la rehabilitación de Ca l’Alier y otras actuaciones en el espacio público.

El proyecto galardonado forma parte de un gran eje de 1,27 kilómetros de longitud que, en un futuro,  conectará el Parque Central del Poblenou, la Rambla Prim y el parque del Besòs, y que supondrá una ganancia aproximada de 32.000 metros cuadrados de espacio verde. El resto de tramos  se irán consensuando y concretando con el vecindario, las entidades del barrio y el tejido social.

Albert Serratosa, y la Fundación Caminos

Nacido en 1927 en Barcelona, Serratosa fue un destacado ingeniero de caminos y urbanista. Durante la década de los sesenta del siglo pasado se encargó de vertebrar la ordenación del territorio metropolitano de Barcelona, y también formó parte del grupo de trabajo del Plan Director del área Metropolitana de Barcelona. En 1973 fue cofundador de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos de Barcelona, centro donde también fue profesor. Años más tarde, se hizo cargo de la promoción y la dirección del Túnel del Cadí.  En cuanto a las distinciones públicas, se le otorgó la Medalla de Honor del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (1984), la Medalla Ildefons Cerdà (1994), máximo reconocimiento del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Cataluña y la Cruz de Sant Jordi (1996).

El premio ‘Ciudad y Territorio’ se instituyó en 2017 con carácter anual y ámbito nacional, y este año, celebra su cuarta edición. El objetivo del galardón es dar a conocer y difundir actuaciones dentro del ámbito de la ciudad y el territorio que sean relevantes, y que contribuyan a medio y largo plazo un desarrollo sostenible de los entornos en los que se integran, prestando especial atención a la excelencia, tanto en su diseño como en su planificación y realización.

Así mismo, se premia las administraciones, empresas  profesionales que, con sus decisiones, inversiones y actividades, hayan conseguido llevar adelante las mencionadas actuaciones.