Emprendimiento

Cuando queremos poner en marcha un negocio por nuestra cuenta, una de las decisiones que debemos tomar es la forma jurídica bajo la cual trabajaremos: podemos optar por la fórmula del empresario individual (más conocido como autónomo) o dar de alta una sociedad mercantil (SL, SA, cooperativa...):

  • Para ampliar la siguiente información, consulta las características y trámites en la Guía de formas jurídicas y/o pide cita con uno de los puntos de asesoramiento para personas emprendedoras (consúltalos más abajo).

A) Ser autónomo

La forma más sencilla y práctica para emprender es darse de alta como trabajador autónomo: persona que lleva a cabo una actividad económica de forma habitual, individual y directa, sin sujeción a ningún tipo de contrato de trabajo.

  • La persona autónoma desarrolla su propia idea empresarial y esto le puede aportar ventajas: más motivación, libertad para adaptar sus condiciones laborales (horarios, lugar de trabajo...) a sus necesidades, todo el beneficio que obtiene es para él...
  • Como inconvenientes de ser autónomo, se debe hacer una inversión inicial y se sufre el riesgo de perder el dinero invertido si el negocio no funciona, no se cotiza para el paro y no se tiene derecho a vacaciones remuneradas. En caso de querer cotizar por las contingencias profesionales (por incapacidad temporal) hay que pagar un plus.
  • Los trabajadores autónomos están incluidos en un Régimen especial de la Seguridad Social, el RETA, al que se han de afiliar de forma obligatoria desde el inicio de la actividad. No se incluyen dentro de este régimen los denominados autónomos dependientes, es decir, aquellas personas que trabajan realmente por cuenta de otra persona, física o jurídica, osea, dentro del ámbito de la dirección y organización de ésta, si bien bajo la apariencia formal de un contrato diferente al de trabajo.

B) Dar de alta tu propia empresa

Para poner en marcha un proyecto empresarial debes tener en cuenta el llamado "Mapa de emprendedor" , los aspectos que debes definir según la etapa en que se encuentre tu empresa.

La herramienta que te ayuda a estructurar tu idea es el Plan de empresa: refleja, de forma ordenada y coherente, el proyecto empresarial, a la vez que sirve como carta de presentación ante terceros, y permite obtener un resumen de la estrategia, acciones y medios que el proyecto empresarial necesita para acercarse al éxito de forma objetiva. También es aconsejable hacerlo para hacerse autónomo.

¿Qué tiene en cuenta un Plan de empresa?

Evaluación previa de la idea

La idea es el punto de partida de todo proyecto. Antes de empezar a pensar en otra cosa, debemos tener claro qué queremos hacer, o al menos tener una idea inicial, madurarla y desarrollarla.

  • Evalúa tu idea de negocio con el Test Idea.
  • El perfil emprendedor: es necesario hacer una autodiagnosis, para determinar el perfil de emprendedor, hábitos y competencias que se tienen más desarrolladas para aprovecharlas. Es importante demostrar que tienes experiencia, formación o habilidades personales que te permitirán llevar a cabo y desarrollar esta idea de negocio. ¡Analiza tu potencial como emprendedor/a!

Marketing

La definición de una estrategia de marketing es uno de los factores principales de éxito para cualquier proyecto empresarial. Este análisis es previo a la decisión de poner en marcha el negocio y tiene en cuenta conceptos como:

  • El mercado. Donde estará tu negocio, situación del mercado...
  • Público objetivo. A quién le venderás tu producto o servicio.
  • Competencia. Tanto la competencia directa e indirecta y en qué te diferencias.
  • Precio. A cuanto venderás tu producto o servicio.
  • Promoción. Qué vas a hacer para darte a conocer.
  • Previsión de ventas. Qué esperas conseguir y cómo lo harás.

Organización y gestión de la empresa

Es importante decidir una estrategia adecuada para el lanzamiento al mercado del negocio (mediante herramientas como el análisis DAFO, las cinco fuerzas de Porter o la cadena de valor) y hacer una planificación y temporalización de los objetivos, las inversiones, las ventas... para saber si se está cumpliendo con el camino previsto.

  • Producción y calidad: se refiere a la metodología que se seguirá para fabricar o vender el producto o servicio, qué recursos se necesitarán, cómo se hará el seguimiento del cliente...
  • Local y ubicación : antes de decidir donde ubicaremos el negocio, es necesario analizar las licencias y permisos que se necesitarán.

Constitución y legalización de la empresa

Este es uno de los puntos más importantes a abordar en la creación de una empresa. Incluye la elección de la forma jurídica, el conocimiento de los trámites de su puesta en marcha y la previsión de las obligaciones fiscales, los impuestos, que nos afectarán por razón de nuestra actividad.

Financiación

Es necesario tener cuantificadas las inversiones que se deben llevar a cabo para la puesta en marcha de la empresa y para su gestión diaria (gastos fijos y variables, previsión de ventas...), así como conocer opciones para financiarse: la capitalización del paro, la financiación ética, el préstamo participativo y la cuenta en participación, los business angels...

Puntos de asesoramiento para personas emprendedoras

Si eres un nuevo emprendedor, puedes dirigirte al servicio de asesoramiento en emprendedoría para jóvenes, el cual (a través de una cita en un Punto infoJOVE):

  • Facilita información sobre los diferentes recursos que hay en Barcelona para personas emprendedoras.
  • Da acceso al Plan de Empresa, una herramienta imprescindible para valorar la viabilidad de tu proyecto y para poder sacar adelante la idea con calidad y sentido de futuro.
  • Informa sobre el plan de marketing y el plan financiero, las diferentes formas jurídicas, trámites y todo los pasos necesarios para crear tu empresa.

Tampoco dejes de acercarte al Centro para la Iniciativa Emprendedora de Barcelona Activa.

Asiste a una de sus sesiones informativas de bienvenida y podrás formarte y asesorarte en la creación y gestión de tu proyecto, en la elaboración del plan de empresa y el análisis de su viabilidad, en la realización de trámites, entre otros, cómo darte de alta como autónomo o cómo constituir Sociedades Limitadas...

La Oficina de Atención a la Empresa de Barcelona Activa, aunque se dirige a personas propietarias de empresas ya constituidas, ofrece un servicio que puede interesar a los nuevos emprendedores: la tramitación de los documentos para la creación de empresas (SL y autónomos). Si te interesa acceder a este servicio sólo tienes que asistir a una de las sesiones preparatorias que organizan.

Otros recursos interesantes para emprendedores son:

Oficina Joven de Trabajo. Generalitat de Catalunya

  • Informan y orientan a jóvenes que quieren crear su propia empresa.
  • Asesoran en la elaboración del plan de empresa mediante programas de formación para la capacitación de nuevos empresarios, apoyando en la búsqueda de recursos (fuentes de financiación, ayudas y subvenciones) y acompañando en la creación de nuevas empresas.

Catalunya Emprèn (Departamento de Empresa y Empleo)

  • Mediante diferentes entidades para toda Cataluña, motivan, informan y orientan, asesoran y ofrecen formación y apoyo a la consolidación de empresas.

Autoocupació

  • Informan y ofrecen acompañamiento personalizado a personas emprendedoras en los itinerarios de autoempleo.
  • Acompañamiento al emprendedor/a en la búsqueda de recursos, en especial de carácter financiero. Asesoramiento especializado en la elaboración del plan de empresa y el análisis de viabilidad de los proyectos de autoempleo.
  • Formación profesional especializada en creación y gestión de empresas de economía social.

Otros