Infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son aquéllas que se transmiten entre las personas, especialmente en las relaciones sexuales con penetración, pero también con el contacto entre los genitales y las prácticas de sexo oral, ya que la vagina, el pene, el ano y la boca son los lugares más frecuentes donde se localizan los gérmenes (las bacterias, virus, parásitos, hongos) que pueden producir una ITS.

De gravedad variable, algunas ITS se pueden curar fácilmente una vez han sido diagnosticadas (gonococia, sífilis, infección vaginal por tricomonas e infecciones por clamídias), pero otras no tienen un tratamiento curativo definitivo y pueden acabar siendo crónicas (hepatitis A y B, infección por VIH, herpes genital o verrugas y condilomas).

Consulta más información en el apartado "Infecciones de transmisión sexual" del canal de Salud de la Generalitat de Catalunya.

¿Qué síntomas presentan?

Las ITS se manifiestan mediante síntomas muy diversos que a menudo son discretos y tardíos, como por ejemplo, las lesiones en la piel de los genitales (ulceraciones, verrugas...), las secreciones o flujos anormales, el picor, el escozor o el dolor en los órganos genitales y urinarios...

En algunos casos pueden ser asintomáticas (no presentan síntomas).

Cualquier persona infectada, haya desarrollado síntomas visibles o no, puede contagiar la infección a otra con facilidad.

Así pues, si se sospecha que se sufre una ITS porque se han mantenido relaciones sexuales de riesgo o se sufren estos síntomas, se debe buscar atención médica inmediata.

Se tiene que tener en cuenta que en la mayoría de ITS, el hecho de haberse tratado y curado de ellas no significa ser inmune y que, si no se hace prevención con un uso correcto de preservativos, masculinos o femeninos, que reducen el riesgo de contagio, uno/a se puede infectar de nuevo.

Además, el tratamiento tiene que hacerse también a la/s pareja/s sexual/es y se tiene que realizar un seguimiento para asegurarse de la curación y evitar que la infección continúe extendiéndose.

¿Dónde acudir?

Si crees que tienes alguna ITS o bien quieres más información, dirígete a tu Centro de Atención Primaria, a tu ginecólogo/a o a tu farmacéutico/a, llama al teléfono de información y consultas de CatSalut Respon (061) o acércate a:

Centro Joven de Atención a la Sexualidad (CJAS)
La Granja, 19-21, bjs.
Tel. 934 151 000
C/e: correu@centrejove.org

Unidad de Infecciones de Transmisión Sexual
CAP Drassanes
Avda. Drassanes, 17-21
08001, Barcelona
Tel. 934 414 612

¿Cómo se pueden prevenir?

Para prevenir las infecciones de transmisión sexual, recuerda:

  • Evita las situaciones y los comportamientos de riesgo como mantener relaciones sexuales sin preservativo, compartir utensilios para inyectarse droga, hacerse tatuajes o piercings en ​​centros no autorizados...
  • Haz uso de preservativos, masculinos o femeninos, en todas las relaciones sexuales para reducir el riesgo de contagio. El resto de métodos anticonceptivos sólo protegen, en mayor o menor medida, los embarazos no deseados, pero no de las ITS.
  • Acude a las visitas ginecológicas periódicas como un medio necesario y muy eficaz para detectar posibles anomalías.

Aunque, hoy en día, las ITS se pueden diagnosticar y tratar, no existen vacunas para prevenirlas en la mayoría de los casos.

La vacuna contra el virus de la papiloma humano se administra a la población femenina de Cataluña a los 12 años de edad en las escuelas en sexto de primaria, cuando se entiende que aún no ha habido relaciones coitales. Cuando se han tenido relaciones coitales el riesgo de infectarse con este virus aumenta mucho y, por lo tanto, la efectividad de la vacuna disminuye. Para chicas de mayor edad la vacuna se puede administrar a nivel privado, fuera de la sanidad pública.

Actualización | Julio 2015