Agua virtual

No sólo tenemos que pensar que el agua que consumimos es la que bebemos o la que utilizamos para nuestra vida diaria como lavarnos las manos o ducharnos, sino que cada uno de los productos que consumimos y de las actividades que realizamos tienen un elevado gasto de este importante y escaso recurso.

Y es que el agua es un recurso esencial en la producción, fabricación y distribución de cada uno de los productos y alimentos que utilizamos. Esta agua se denomina "agua virtual" porque es un agua oculta que no se ve directamente y que supera sobradamente nuestro consumo directo. Para medirla se utiliza lo que se llama "huella hídrica", que es un indicador del uso del agua dulce en los bienes y servicios consumidos tanto de forma directa como indirecta.

¿Sabes que para fabricar una botella de 33 cl se necesitan 40 litros de agua?

Si quieres reducir el consumo de agua, tu ahorro tiene que incluir el consumo oculto que haces cuando compras cualquier producto y algunas de las medidas que puedes adoptar para disminuir el consumo de agua virtual son:

- Hacer un consumo responsable, comprando sólo aquellos productos que realmente necesitas.

- Escoger productos reciclados, que consumen menos agua en su fabricación, o de larga vida útil, ya que su consumo de agua virtual es comparativamente más bajo.

- Reducir el consumo de carne, ya que para su producción se necesitan más recursos hídricos que en cualquier otro alimento.

- Consumir preferentemente productos locales, porque así evitarás el consumo oculto de agua asociado a su transporte.

- Evitar los productos que contribuyen a la contaminación del agua, como los que utilizan grandes cantidades de sustancias tóxicas y/o peligrosas en su fabricación.

Para más información puedes consultar el siguiente enlace donde también puedes calcular la huella hídrica o "Water footprint" (en la pestaña en inglés hay información más amplia sobre la temática).