Destino de los residuos eléctricos y electrónicos

¿Alguna vez te has planteado dónde van a parar los ordenadores, televisores y otros residuos electrónicos cuando ya no los queremos en casa? Como todos sabemos, los electrodomésticos y los dispositivos electrónicos aportan soluciones a problemas de la vida cotidiana y facilitan la comunicación y el desarrollo tecnológico, pero una vez se estropean o decidimos cambiarlos por otros con más prestaciones, se convierten en residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) . Los RAEE son residuos catalogados como peligrosos ya que contienen infinidad de sustancias diferentes, la mayoría tóxicas y en muchos casos su recuperación o reciclaje es muy bajo. En el Estado Español, más del 70% de los residuos electrónicos se tratan de manera incontrolada y en el caso de los teléfonos móviles por ejemplo, tan sólo un 5% se reciclan y además no todos los materiales se consiguen reciclar.

Este tipo de residuos son los que aumentan más rápidamente en el mundo, a un ritmo anual del 5%, ya que los aparatos tienen un ciclo de vida cada vez más corto a causa de la obsolescencia programada, una práctica empresarial que se inició a los años 20 del siglo pasado y que consiste en diseñar y construir objetos de consumo con una vida útil relativamente corta para incentivar todavía más el consumo.

A menudo obsoletos en pocos años, los aparatos eléctricos y electrónicos son reciclados o tratados en condiciones controladas en nuestra casa o bien son exportados para ser tratado o para revenderlos hacia los países del Sur, con el fin de darles una segunda vida. Estos cargamentos, con la promesa de una segunda vida, a menudo acaban, sin embargo, en vertederos después de ser exportados por hombres de negocios sin escrúpulos.

Inevitablemente, en los cementerios electrónicos de los países del Sur se respiran múltiples sustancias tóxicas –plom, mercurio, cadmio- ya que no se disponen de instalaciones adecuadas para poder tratar estos residuos, y se convierten en un foco nocivo tanto para la salud de las personas como para el medio ambiente.

Sin embargo, ¿por qué África es nuestro cubo de basuras? Principalmente porque los países africanos no tienen un marco legal que ponga freno a la llegada de estos residuos, y Europa y Estados Unidos aprovechan esta situación para evitar los altos gastos del reciclaje de estos.

Puedes encontrar más información sobre los RAEE en la web de la Agencia de Residuos de Cataluña. En la web de la ONG Greenpeace también te puedes informar de algunas estrategias que se están llevando a cabo para frenar el impacto de estos residuos.

Y en Barcelona en el programa Mejor que Nuevo, encontrarás apoyo y asesoramiento gratuito a fin de que puedas reparar por ti mismo algunos aparatos y objetos, además de tiendas de segunda mano, mercados de intercambio y talleres de reparación.