Gestión de escombros

 Los residuos de la construcción son aquellos residuos generados en una obra de construcción o demolición. Proceden, pues, de derribos de edificios, de excavaciones de suelos, y de los restos de los materiales de construcción de las obras de nueva planta o de reformas en viviendas, urbanizaciones, calles, etc.

Los residuos de la construcción disponen de un programa de gestión propio, es decir, diferenciado del resto de residuos. Eso es así porque el volumen de los residuos de la construcción generados en Cataluña es elevado.

La mayor parte de los residuos de la construcción se consideran inertes o asimilables a inertes, y por eso no son contaminados. Pero al ocupar un gran volumen, tienen un gran impacto visual, especialmente si no su destino final no es el apropiado.

Hasta no hace mucho, el destino de estos residuos era finalista (vertederos). Los últimos años la gestión está apostando por la prevención, el reciclaje y la reintroducción de los residuos como recurso en el ciclo productivo, con la misma filosofía que con los otros tipos de residuos.

La competencia de la gestión de escombros y residuos de la construcción es autonómica, pero los residuos procedentes de obras menores domiciliarias se gestionan a nivel municipal. En Barcelona, los escombros se pueden llevar a los Puntos Verdes de Zona y su gestión como residuo municipal queda regulada por la Ordenanza Municipal de Medio Ambiente de Barcelona de 2 de mayo de 2011 (TÍTULO 6. GESTIÓN DE RESIDUOS. Capítulo 7. Gestión de escombros).