Respira: Calidad ambiental, aire y salud

Somos conscientes del aire que respiramos? Podemos hacer algo?

En Barcelona, ​​la percepción de la mayoría de ciudadanos es que la calidad del aire es peligrosa para su salud, en contraposición, una minoría realiza acciones para protegerse o ha buscado información al respecto.

Pero es real esta percepción? Según datos de la red de vigilancia de la contaminación atmosférica, en Barcelona se superan los niveles de contaminación permitidos tanto, para la Unión Europea, como por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Unos de los gases contaminantes de la atmósfera de Barcelona son los óxidos de nitrógeno (monóxido y dióxido de nitrógeno), de los que, con respecto a los niveles europeos, la ciudad entra dentro de los límites, pero no entra dentro de los fijados por la OMS , los cuales se superan con creces.

Los óxidos de nitrógeno son gases contaminantes procedentes de la actividad humana, en concreto de la combustión del diesel. De este hecho se deduce que, en las grandes ciudades, el principal foco de contaminación atmosférica es el vehículo privado motorizado.

Entonces, La contaminación atmosférica tiene repercusiones sobre la salud?

Según datos de la OMS, hay 3 millones y medio de muertes cada año debido a la contaminación atmosférica, datos que duplican las muertes por accidentes de tráfico.

En concreto, los óxidos de nitrógeno provocan irritación del sistema respiratorio y ocular, así como desarrollo pulmonar más lento a los niños y aparición de enfermedades crónicas y cerebrovasculares. Estas afectaciones se agravan en los grupos de riesgo, como son los niños, los ancianos y las personas con problemas de salud como el asma y las enfermedades de corazón y pulmón.

El CREAL (Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental) ha realizado un estudio en algunas escuelas de la ciudad que demuestra que en aquellos centros donde el nivel de contaminación es más elevado, el nivel de crecimiento mental durante un año es menor que en aquellas escuelas con menos contaminación. Por otra parte, se ha observado que los centros educativos menos contaminados corresponden a los que están situados en zona verde, y gracias son espacios liberados de la ocupación de los coches, y por tanto, quedan más lejos de los focos emisores.

Como podemos actuar?

En primer lugar, hay que ser conscientes de que se deben tomar medidas reguladoras a nivel político, medidas estructurales a nivel de la administración y cambios de comportamiento a nivel de ciudadanía.

Y por ello, hay una buena comunicación del riesgo, reducirlo y protegernos. Es decir, hay que dar una información clara y comprensible a la ciudadanía, de manera que podamos reducir el impacto de la contaminación, a la vez que nos protegemos.

Y para empezar, se debe reducir el uso del vehículo privado a favor del transporte público (de tipo rápido y económico) y de la bicicleta.

Además, la OMS recomienda aumentar las superficies dedicadas a espacios verdes, ya que serán zonas no ocupadas por el tráfico motorizado, donde se evitarán nuevas emisiones. Estas áreas verdes habría que situarlas en torno a centros educativos y hospitales y geriátricos, principalmente, ya que se ha demostrado que mejoran la salud y el bienestar. Sin olvidar, que los espacios verdes amortiguan la contaminación, pero no la reducen si no reducimos el volumen de emisión.

En cuanto a la circulación en bicicleta o la práctica del deporte, para realizar su minimizando el riesgo, habría que situarse a 10 metros de los focos de contaminación, ya que es la distancia mínima en que se observa una disminución considerable de la contaminación. Como la estructura de la ciudad no nos lo permite en la mayoría de los casos, es necesario pues, buscar las calles con poco o nada tráfico siempre que sea posible.

Asimismo, la aplicación de las medidas de reducción de la contaminación se convierten en una oportunidad de negocio, por ejemplo, cambiar el coches más viejos por otros más ecológicos, lo que genera un movimiento económico, y por tanto, favorecer una atmósfera limpia puede ser ventajoso económicamente también.

En definitiva ... no podríamos pasar sin agua o alimento, por lo tanto, podemos negarnos el derecho a un aire limpio?