Descripción: 

Esta prestación tiene el objetivo de atender los impagos de las cuotas del alquiler. Se destina a personas que sean titulares de un contrato de alquiler de una vivienda.

La ayuda tiene dos objetivos principales. En primer lugar, permite que las personas beneficiarias conserven su vivienda habitual, lo que garantiza que permanezcan en un entorno conocido, a la vez que se evita que vivan el proceso traumático de perder el hogar. Y, en segundo lugar, en los casos de pérdida de la vivienda habitual por desahucios y ejecuciones hipotecarias, esta prestación pone a disposición de los titulares un nuevo contrato de alquiler y una ayuda económica.

Requisitos: 
  • Residir en Cataluña.

  • La persona solicitante debe tener deudas de rentas de alquiler por circunstancias sobrevenidas no previsibles.

  • No pueden acceder a estas prestaciones las personas ocupantes de viviendas gestionadas por la Agencia de la Vivienda de Cataluña, ni tampoco las que han recibido la oferta para acceder a una vivienda del parque público de alquiler y no la han aceptado, salvo por causa justificada.

  • Acreditar la urgencia y la especial necesidad de la unidad de convivencia de la persona solicitante mediante la aportación de un informe socioeconómico de los Servicios Sociales de atención primaria o especializada, en el que se proponga el otorgamiento de la prestación por estos motivos.

  • Los ingresos de la unidad de convivencia de la que forma parte la persona solicitante en el momento de presentar la solicitud (ingresos mensuales ponderados de acuerdo con el número de miembros que forman parte y de la zona donde esté ubicada la vivienda) no pueden ser superiores a 2 veces el IRSC (indicador de renta de suficiencia de Cataluña) ponderado si se trata de una persona sola, no superiores a 2,5 veces el IRSC ponderado si se trata de unidades de convivencia de dos miembros o más y no superiores a 3 veces el IRSC ponderado, en el caso de personas con discapacidad o con gran dependencia. Se entiende por unidad de convivencia el conjunto de personas empadronadas en un domicilio con independencia de si tienen relación de parentesco entre sí.

  • La vivienda debe estar destinada a residencia habitual y permanente del solicitante, que es la que constituye su domicilio según el padrón municipal (ocupado de forma permanente durante un mínimo de 9 meses seguidos al año).

  • Si, en el momento de resolver la solicitud, la persona solicitante ya no vive en la vivienda para la que ha pedido la prestación, se dictará una resolución desfavorable por incumplimiento de la finalidad de la prestación urgente, que es la de posibilitar la permanencia en la vivienda.

  • La persona solicitante ni ningún otro miembro de la unidad de convivencia deben tener ninguna vivienda en propiedad, a menos que no dispongan de su uso y disfrute.

  • La persona solicitante debe ser titular de un contrato de alquiler, de una cesión de uso o, excepcionalmente, de un contrato de subarrendamiento de la vivienda que constituye su domicilio habitual y permanente.

  • Las personas arrendatarias ni ningún miembro de la unidad de convivencia pueden tener vínculos de parentesco con el arrendador (matrimonio, relación estable, consanguinidad, adopción o afinidad, hasta segundo grado).

  • Debe haber pagado la renta de alquiler durante un periodo mínimo de 3 meses, contados desde la firma del contrato hasta el inicio del periodo para el que se solicita la prestación.

  • La fecha del primer recibo de alquiler impagado no puede ser superior a 12 meses contados desde la fecha de presentación de la solicitud, excepto en casos en los casos en que se haya iniciado un proceso de desahucio.

  • El importe de las cuotas de alquiler que debe pagar la persona solicitante de la prestación no puede superar los siguientes importes mensuales máximos:

    • 750 € si la vivienda está situada en Barcelona ciudad.

    • 600 € en la demarcación de Barcelona.

    • 450 € en la demarcación de Tarragona.

    • 450 € en la demarcación de Gerona.

    • 400 € en la demarcación de Lérida.

    • 350 € en la demarcación de las Tierras del Ebro.

 

  • La cuantía de la prestación se fija de acuerdo con la deuda acreditada, y el importe máximo es de 3.000 € anuales. La prestación se puede otorgar por un periodo máximo de deuda de 12 meses, aunque el importe concedido no llegue a la cuantía máxima anterior.

  • Con el importe de la prestación solicitada, es necesario garantizar la liquidación de la deuda existente y estar en condiciones de continuar pagando las rentas de alquiler desde el momento en el que se presente la solicitud de la prestación. Se considera que se cumplen estas condiciones cuando se acreditan, como mínimo, unos ingresos mensuales de la unidad de convivencia iguales al importe del alquiler.

  • Si durante la tramitación se continúa acumulando deuda, los Servicios Sociales pueden proponer la ampliación del importe solicitado mediante un nuevo informe social que lo justifique. La ampliación propuesta se valorará y, si procede, se podrá resolver favorablemente siempre que el total de la ayuda no supere la cuantía máxima de 3.000 € anuales.

  • Excepcionalmente, cuando la deuda acumulada supere el límite de los 3.000 € anuales, y siempre que se justifique documentalmente que se ha llegado a un acuerdo entre la persona que solicita la prestación y la persona propietaria o administradora de la vivienda para pagar el exceso de deuda, se podrá valorar y resolver favorablemente la solicitud.

  • Cuando la cuantía de la prestación concedida haya sido inferior al importe máximo de 3.000 € anuales, se podrá conceder una nueva prestación hasta dicho importe máximo, siempre que se acredite el pago de tres mensualidades, como mínimo, incluidas entre la última mensualidad de la prestación inicialmente otorgada y la fecha de la nueva solicitud.

  • Las personas que hayan sido beneficiarias de esta prestación hasta la cuantía máxima no pueden solicitar otra prestación económica con carácter urgente y especial para el pago de las rentas de alquiler de su vivienda hasta que no haya transcurrido un mínimo de un año entre la fecha de la resolución y la fecha de la nueva solicitud.

  • En el momento en el que deba emitirse la resolución, el contrato de alquiler debe tener un plazo de vigencia igual o superior a 12 meses y, en caso contrario, la persona arrendadora tiene que garantizar documentalmente la renovación del contrato.

Requisitos de la prestación económica complementaria para el pago de deudas de alquiler:

  • A las personas solicitantes beneficiarias de la prestación para el pago de deudas de alquiler sujetas a un proceso judicial de desahucio, se les podrá conceder la prestación complementaria. Las personas solicitantes de esta prestación complementaria tienen que provenir de un proceso judicial de desahucio.

  • En el momento en el que se deba emitir la resolución de concesión de la prestación complementaria, el plazo de vigencia del contrato de alquiler tiene que ser igual o superior a 12 meses. En caso contrario, la persona arrendadora tiene que garantizar documentalmente la renovación del contrato.

  • A fecha de la resolución de la concesión tienen que estar pagando el alquiler por medio de transferencia bancaria, recibo domiciliado, ingreso en cuenta o recibo emitido por la persona administradora de la finca.

Para más información: