Descripción: 

La renta garantizada de ciudadanía (RGC) es la prestación social a través de la cual se aseguran los mínimos de una vida digna a las personas y unidades familiares que se encuentran en situación de pobreza, con el fin de promover su autonomía y participación activa en la sociedad. Se trata de una prestación social de naturaleza económica y percepción periódica. La renta garantizada de ciudadanía (RGC) es un derecho subjetivo y consta de dos prestaciones económicas: a) prestación garantizada, no condicionada, sujeta a los requisitos que establece la ley, y b) prestación complementaria de activación e inserción, condicionada al compromiso de un plan de inclusión social o de inserción laboral.

Los destinatarios tienen que ser personas mayores de 23 años, empadronadas en Cataluña y residentes durante los 24 meses anteriores, no deben ser beneficiarias de una prestación pública o privada de servicio residencial permanente de tipo social, sanitario o sociosanitario y no deben disponer de ingresos, rentas o recursos mínimos, durante los 6 meses anteriores a la solicitud.

Requisitos: 

La renta garantizada de ciudadanía (RGC) la pueden recibir aquellas personas que no disponen de recursos o los que tienen son insuficientes para cubrir las necesidades básicas, siempre que cumplan una serie de requisitos.

Solo puede haber un titular del derecho a la ayuda por unidad familiar.

Para cada unidad familiar solo se contempla un solo titular de la prestación. El resto de miembros de la unidad familiar se considerarán beneficiarios/as.

  1. Ser mayores de 23 años.
    También tienen derecho a la RGC las personas mayores de 18 años si se encuentran en alguna de las siguientes situaciones:

    1. Tener a menores o a personas con discapacidad a cargo.

    2. Ser huérfano/a de los dos progenitores.

    3. Haber sido víctima de violencia machista en el ámbito del hogar.

    4. Cualquier otra situación o circunstancia que se establezca por reglamento.

  2. Estar empadronado/a en un municipio y residir legalmente en Cataluña.
    Este requisito no se aplica a las mujeres que tienen permiso de residencia por reagrupamiento familiar y lo pierden como consecuencia de divorcio o separación, ni a los catalanes que hayan regresado.

  3. Tener residencia continuada y efectiva en Cataluña durante los 24 meses inmediatamente anteriores a la presentación de la solicitud.

  4. No disponer de una cantidad de ingresos, rentas o recursos económicos considerada mínima para atender las necesidades básicas de una vida digna, de acuerdo con el umbral de ingresos fijado por el indicador de renta de suficiencia de Cataluña, durante los 6 meses inmediatamente anteriores a la presentación de la solicitud.

  5. No ser beneficiario/a de una prestación pública o privada de servicio residencial permanente de tipo social, sanitario o sociosanitario, siempre que el internamiento no tenga una duración superior a 12 meses y esté prescrito en el plan de trabajo, ni estar ingresada en un centro penitenciario en régimen ordinario o cerrado.

  6. No trabajar, excepto los solicitantes monoparentales con trabajo a tiempo parcial.

  7. No disponer de patrimonio más allá de la vivienda habitual.

Para más información: