Hacer de las Ramblas un verdadero eje vertebrador e identitario de la ciudad.

Recalificar las Ramblas como espacio urbano de paseo y de estancia, eje cívico y cultural en ámbito local y urbano, definiéndolo como espacio unitario, complejo y flexible que permita la pluralidad de usos en diferentes escalas, así como la interrelación y puesta en valor de los diferentes equipamientos culturales y edificios de especial interés.

Recuperar la percepción del espacio de las Ramblas.

Recalificar la secuencia de espacios que históricamente han caracterizado los diferentes tramos. Trabajar estos espacios con continuidad transversal. Poner en valor diferentes elementos catalogados o protegidos de las Ramblas (fachadas, árboles plataneros, Mercado de la Boqueria, tiendas y elementos urbanos de especial interés).

Mejoras la permeabilidad, accesibilidad y movilidad.

Incorporar los extremos del eje (plaza de Catalunya y calle de Colom) para crear una lógica de continuidad urbana mar-montaña. Garantizar la movilidad en transporte público y los accesos al metro, restringiendo el tráfico, y aliviar la actividad comercial privada en el espacio público. Eliminar los elementos distorsionadores u obsoletos.

Modernizar los servicios existentes con criterios de sostenibilidad y eficiencia.

Implantar nuevas tecnologías en las instalaciones y servicios generales (alumbrado, riego, saneamiento, telecomunicaciones, recogida de basuras, reciclaje...), atendiendo a criterios de sostenibilidad y ecoeficiencia en su conjunto. Mejorar la salubridad y la higiene en todo el eje.

Diseñar un espacio urbano del siglo XXI: confortable y respetuoso con el entorno.

Diseñar un espacio urbano confortable, armónico, flexible, funcional y amable, con zonas de estancia agradables y bien diseñadas bajo el arbolado existente, proponiendo nuevo arbolado de regeneración y mejorando las condiciones del sustrato vegetal. Racionalizar la reubicación de quioscos, terrazas, mobiliario urbano, alumbrado y servicios existentes.

Hacer de las Ramblas un espacio seguro y referente universal abierto a la paz y a la solidaridad.

Proyectar un espacio urbano que responda con sutileza a los aspectos claves de seguridad. Entender el memorial como un homenaje a la paz, la cultura y la diversidad, que no se recree en el miedo ni en la muerte, sino que sea un homenaje a la convivencia universal con una mirada abierta y contemporánea.