Encants Vells - Fira de Bellcaire

Desde sus orígenes, en la Edad Media, los Encants han recorrido buena parte de la geografía barcelonesa. Ahora se ha iniciado la construcción de unas nuevas instalaciones junto a su emplazamiento actual.

La primera noticia que se tiene de los Encants es el mercado medieval que se celebraba al lado de las murallas, en el camino del Rec, a mediados de siglo XIV.

En el siglo XVI se trasladó a la plaza Nova. En el siglo XVII se encontraba en la plaza de Sant Jaume. Durante el siglo XVIII, delante de la Lonja y, a finales del siglo XIX y principios del XX, en la avenida de Mistral y el paseo de la Creu Coberta.

Finalmente, en el año 1928, y con motivo de la celebración de la Exposición Internacional de 1929, la feria se trasladó por última vez delante de la plaza de las Glòries. El 23 de marzo de 1928 se desplazó hasta ahí el primer vendedor, Josep Font. Pasados ocho días ya había quince vendedores, al cabo de un mes eran cincuenta y rápidamente se pasaron los doscientos vendedores.

En un primer momento esta mudanza no fue fácil: en la avenida de Mistral y en el paseo de la Creu Coberta se vendía a la gente de paso; en cambio, en la plaza de las Glòries los clientes tenían que acudir expresamente.

La construcción de unas nuevas instalaciones, que se está llevando a cabo en estos momentos, implicará un último traslado de la feria, aunque esta vez la afectación será mínima, ya que el sitio escogido está junto al emplazamiento actual.

Visita a la feria

La feria se abre al público a las nueve de la mañana. Un buen punto para empezar la visita es desde el acceso de la avenida Meridiana, justo antes de la confluencia con la plaza las Glòries. Aquí veréis el bar-restaurante Museo. Desde esta entrada, acceded a unos callejones en los que hay puestos de madera. Aquí encontraréis muebles nuevos de todo tipo y a buen precio. También colchones, puertas, lámparas e, incluso, cocinas completas.

A la izquierda, veréis una plazuela desde donde llegaréis a la puerta que da a la calle del Dos de Maig. Aquí, en el tramo entre la plaza de las Glòries y Consell de Cent, encontraréis puestos ambulantes dedicados a la venta de todo tipo de cosas. Bajando por Dos de Maig hasta la plaza de las Glòries girando a la derecha, veréis unas escaleras que llevan al pasadizo que concentra los puestos de bricolaje y herramientas de jardinería. Pasado este callejón, llegaréis al campo de subastas.

El campo de subastas es una plaza rodeada de paradas fijas que ofrecen una infinidad de objetos. En el interior de la plaza están las paradas de los lotes subastados. Si seguís recto por el pasadizo lateral hasta el final de la plaza, encontraréis un callejón cubierto donde se concentran los anticuarios, básicamente de libros y muebles antiguos. Algunas piezas tienen más de un siglo de antigüedad.

Al final de este callejón volveréis al campo de subastas. Siguiendo el pasadizo lateral, y girando a la derecha, veréis la zona de las marquesinas, donde todavía hay más puestos. En este sector podéis encontrar a algún comerciante ambulante haciendo una demostración de la utilidad de sus productos.

Superficie total: 15.000 m²

Remodelaciones: actualmente se está remodelando, hecho que no altera la actividad ya que el mercado cambiará de emplazamiento, pero se mantendrá en la misma zona.