Los orígenes de la actuación municipal en el mundo de los mercados

Desde la Edad Media, los municipios han tenido y han ejercido un amplio abanico de competencias en materia de abastecimiento.

En su origen más remoto, estas competencias se fundamentaban en la necesidad de asegurar la llegada y la distribución más elementales de los alimentos en las ciudades. Con el tiempo, esta competencia se completó en una doble dirección.

Por una parte, los ayuntamientos velaban por las condiciones sanitarias de los alimentos que se ofrecían en los mercados. De la otra, controlaban el acceso de las mercancías a la ciudad con el fin de recaudar los impuestos sobre consumos.

En las grandes ciudades —y en el caso de Barcelona este hecho se ha convertido en paradigmático—, esta competencia legal y estas actividades acabaron configurando espacios físicos propios: los mercados municipales.

Primero como recintos al aire libre y después con estructuras cubiertas, los mercados municipales han permitido, históricamente, que el Ayuntamiento asegure un abastecimiento alimenticio a los ciudadanos de Barcelona en buenas condiciones sanitarias y de precio.

Velar por los derechos de los ciudadanos

Con el paso de los años, el crecimiento económico y el desarrollo de las actividades comerciales de todo tipo ha permitido que el centro de interés de las actuaciones municipales en este sector se desplazara de la necesidad de asegurar el abastecimiento de alimentos al hecho de velar por los derechos de los ciudadanos como consumidores.
En un primer momento, el compromiso municipal en defensa de los derechos de los consumidores empezó centrándose en el sector más delicado: los productos de alimentación.

El control sanitario de los alimentos, las campañas de carácter informativo sobre el valor nutritivo, las formas de consumo y asegurar un nivel de precio competitivo y ventajoso de los productos alimenticios fueron las primeras líneas de actuación en este campo: en este sentido, los mercados municipales permitían una intervención más fácil del Ayuntamiento.

La extensión de las actividades comerciales alimenticias fuera de los mercados y el crecimiento de la preocupación por las condiciones del consumo en todos los sectores son el origen de una política municipal del consumo de alcance mucho más amplio.

Nuria historia de los mercados