Mercado de Sant Antoni

Esbozado por el propio Cerdà, es uno de los más grandes de Barcelona porque, de hecho, contiene tres mercados en uno: el alimenticio, los Encants y el Dominical.

Los orígenes de uno de los mercados municipales más grandes de Barcelona es un mercado al aire libre situado delante de la puerta de Sant Antoni de la antigua muralla de la ciudad, en un lugar muy transitado y propicio al comercio.

Se empezó a construir en el 1872, pocos años después del derribo de las murallas y fue el primer mercado de Barcelona construido fuera de murallas.

Esbozado por el propio Ildefons Cerdà ya que los mercados de la Boqueria, el Born y Santa Caterina eran insuficientes para la Barcelona de finales del siglo XIX, fue proyectado por el arquitecto municipal Antoni Rovira Trias, y construido por La Maquinista Terrestre i Marítima.

Inaugurado el 1882 por el alcalde Rius i Taulet, las aceras de su perímetro y las calles de su entorno estuvieron ocupados rápidamente por los puestos de artículos no alimenticios, dando lugar a los Encants de Sant Antoni.

Los Encants fueron originados por los puestos que, a finales del siglo XIX, vendían productos textiles en la avenida del Paral·lel y se trasladaron, a principios del XX, cerca del Mercado de Sant Antoni.

Por su parte, el Dominical es una feria especializada en un determinado tipo de producto: libros, revistas, cromos, postales, películas y vídeojuegos.

Actualmente, el Mercado de Sant Antoni es objeto de una remodelación que respetará sus elementos históricos.

Arquitectura

Proyecto del arquitecto Antoni Rovira i Trias, se trata de una nave de hierro formada por cuatro grandes brazos dispuestos en forma de cruz. En el centro de la cruz, corona el mercado una cúpula octogonal de veintiocho metros de altura soportada por ocho grandes columnas de hierro que, además, hacen la función de conducción de aguas de la lluvia por su interior.

Entre estos cuatro brazos se forman cuatro patios, en los cuales hay cuatro entradas en el cuerpo central octogonal. En cada una de las ocho fachadas, correspondientes a los ocho lados del octágono, hay una gran vidriera en forma de arco, que constituyen las principales entradas de luz natural.

El mercado queda rodeado por una marquesina metálica que recorre todo el contorno de la manzana, donde se instalan los puestos de los Encants y del Dominical.

Año de construcción: 1882

Tipo de edificio: aislado.

Superficie total: 12.100 m²

Superficie comercial: 1.600 m²

Remodelaciones: Actualmente en remodelación.