Mercado de Sants

Las obras fueron iniciativa del IMMB de acuerdo con los comerciants, integradas en el PAM 2008-2011, y se iniciaron con el traslado de los comerciantes a un mercado provisional en noviembre de 2009.

Finalizadas en la primavera de 2014, el proyecto es obra del estudio de arquitectura PB2, dirigido por Josep Llobet i Bach.

Especificidades técnicas:

  • Derribo de laplanta de ventas.
  • Excavación de una nueva planta -1 y construcción de nuevos almacenes, habilitación de un espacio para la recogida de basura, area de carga y descarga y parquing de vehículos comerciales y otros servicios.
  • Excavación de una planta -2 destinada a parquing para clientes.
  • Reparación integral de la cubierta y recogida de aguas pluviales.
  • Rehabilitación integral de las fachadas y pavimento del mercado y restauración de los elementos modernistas de la fachadas.
  • Actualización de las instalaciones eléctrica, de agua, telefónica, iluminación, megafonia y antiincendios.
  • Dotar al mercado de aire condicionado.
  • Instalaciones para introducir el uso de las nuevas tecnologías: compra on-line, pago con tarjeta, informatización de los servicios.
  • Reordenación de la sala de ventas, ampliación de pasillos, mejora de los accesos e incorporación de nueva oferta.
  • Construcción del area de oficinas y espacios polivalentes.

Resultados

El equipamiento cuenta con nuevos servicios y infraestructuras, como 90 plazas de parquing para los clientes, servicio a domicilio, la aplicación de medidas de eficiencia energética -climatización mediante uso de aguas freáticas, sensores de presencia para la iluminación interior, reguladores de caudales de agua y aislamiento térmico en fachadas y cubiertas- y un autoservicio gestionado por Mercadona.

El nuevo mercado dispone ahora de 3.000 metros cuadrados de oferta comercial, la mitad de los cuales se destina a los nuevos puestos de venta y la otra mitad al area de autoservicio. Del total de puestos, 36 son para la venta de productos alimentarios y 14 de carácter especial (ropa, complementos y menage del hogar).

Coincidiendo con la fase final de obras del mercado, el Ayuntamiento de Barcelona impulsó un proyecto de urbanización y remodelación de las calles alrededor del equipamiento, para convertirlas en una zona con prioridad de paso para los peatones, en concreto las calles Sant Jordi, Sant Medir, Daoíz i Velarde, y Càceres.