Mercado del Clot

El edificio proyectado por Pere Falqués i Urpí, arquitecto municipal de Sant Martí de Provençals, inaugurado en el 1889, fue objeto de una remodelación, a iniciativa del IMMB y de acuerdo con los comerciantes.

Las obras, que respetaron la fachada, en la cual solo se sustituyeron las láminas de madera de cierre por los vitrales que se pueden contemplar actualmente, se llevaron a cabo entre el 1994 y el 1995. Sirvieron para dotar el equipamiento de una serie de infraestructuras. De este modo, se construyeron dos plantas subterráneas, para situar el almacén, la carga y descarga, el servicio de recogida y reciclaje de basura y un aparcamiento.

Respecto al interior del mercado, la remodelación representó un cambio total, con la instalación de pavimento nuevo, servicio de alcantarillado, nuevas instalaciones de electricidad y alumbrado, puertas automáticas, y nuevas y amplias paradas.