¡El Mercado de Bon Pastor celebra su apertura!

Este equipamiento es un eje fundamental para la cohesión del barrio y funciona como uno de los principales puntos de encuentro del vecindario.

El nuevo mercado, que entró en funcionamiento el pasado 24 de octubre, ha celebrado este sábado por la mañana su fiesta de apertura. Una jornada lúdica, con música, talleres y experiencias gastronómicas para celebrar la puesta en marcha del Mercado de Bon Pastor.

El acto ha contado con la presencia de Jaume Collboni, primer Teniente Alcaldía de Barcelona, Montserrat Ballarín, Concejala de Comercio, Mercados, Régimen Interno y Hacienda, Lucía Martín, Concejala del Distrito de Sant Andreu, Màxim López, Gerente del IMMB, Joan Galí, Presidente de las Asociaciones de Comerciantes del Mercado, y Montse Montoriol, Directora del mercado.

La fiesta ha empezado con los parlamentos de las autoridades, que lo han hecho desde la entrada del mercado. Acto seguido, han aprovechado para visitar la nueva instalación y para conversar con comerciantes, clientes y visitantes que no se han querido perder la fiesta de inauguración.

Hasta al mediodía, el acto ha sido acompañado de una fiesta popular y un ambiente muy lúdico y festivo. No hay faltado la batucada y la banda de música, tanto dentro y a fuera del mercado. Los más pequeños de la casa han podido disfrutar de diversos talleres de dinamización, y también de diferentes trucos de magia.

En definitiva, toda una jornada para celebrar el retorno de uno de los principales equipamientos del barrio, fundamental para la cohesión social del entorno. Situado en el emplazamiento habitual de la calle de Sant Adrià, 154, dispone de un espacio para doce negocios y un autoservicio. Tiene una superficie de 9.340 metros cuadrados distribuidos en planta baja, altillo y dos plantas subterráneas.

En la primera planta (3.146 m2) están las instalaciones del mercado y la zona comercial; en la planta de altillo (1.125 m2), los espacios de oficinas y de instalaciones del mercado y el autoservicio; en el primer sótano (1.931 m2), el aparcamiento y las dependencias de servicio, y en el segundo sótano (3.146 m2), los espacios logísticos del mercado y del autoservicio.

Un edificio sostenible

El proyecto del edificio apuesta por la sostenibilidad del espacio y al mismo tiempo mujer respuesta a las necesidades del vecindario. Tiene una clasificación energética de categoría A. La estructura del edificio, el aislamiento y la protección solar buscan el máximo aprovechamiento energético y el máximo de luz natural. También dispone de instalación de aerotermia para el agua caliente y la climatización, y placas solares fotovoltaicas de producción de corriente eléctrica para uso propio del edificio.

El tratamiento uniforme y la imagen de neutralidad cromática de la fachada facilita la integración en el entorno, favorecida también por la altura, que es inferior a la de las edificaciones de los alrededores. Las entradas principales se han identificado claramente por remarcar la función de los espacios y favorecer la accesibilidad del edificio.